La sensatez populista de Paul Krugman

El economista estadounidense argumenta aquí a favor de las políticas de la igualdad y reflexiona sobre la vía populista.

| Personas

El término populismo ha estado teñido de desprecios y connotaciones que invitan a pensar en él como una cruda apelación hacia las “hordas” populares. ¿Eso es todo lo que hay en el populismo? Una simple rutina de pragmatismo político que utiliza el descontento social, algunos lugares comunes y la “sabiduría” popular para movilizar a las masas con fines políticos. Más allá de sus ambivalentes definiciones teóricas, para entenderlo mejor es también importante preguntar ¿bajo algunas circunstancias, en algunos casos, el populismo puede tener utilidad social?

Entre las figuras en la arena pública mundial, un buen número diría que el populismo es algo poco deseable, sin embargo, es posible encontrar otras tantas que abogarían porque el populismo puede llegar a tener utilidad. Entre estas figuras existen los obvios casos del momento como Pablo Iglesias (el extrañamente carismático intelectual y político líder de Podemos en España) o personajes como Alexis Tsipras o Yanis Varoufakis de Syriza en Grecia.

En estos casos, los detractores del mejor populismo, rápidamente notarían el extraño clima político de esos lugares y encontrarían alguna buena justificación para decir que son un caso especial: que en las democracias funcionales y económicamente no destruidas de occidente nadie en su sano juicio pensaría así. Sin embargo, es justamente en una economía en crecimiento, en plana recuperación y muy democrática a su manera, donde está la figura más grande entre los que creen que el populismo no es sinónimo del mal y puede llegar a ser útil; esta persona no es otro que el premio Nobel de economía 2008, Paul Krugman.

Teniendo la oportunidad de conversar con él hace algunos días, en algún punto de la conversación hablamos un poco sobre Europa, el estado de sus economías y los extraños movimientos de esos intelectuales venidos a políticos en España o de esos “radicales” griegos.

Aprovechando el tema en ese momento, yo le pregunté a petición de horizontal.mx ¿acaso el populismo tiene alguna utilidad pública? A lo cual respondió “En algunas ocasiones, cuando un país ha perdido el rumbo, el populismo puede ser útil en devolverle la sensatez”.

A partir de esa breve parada en nuestra conversación decidí retomar la lectura de uno de sus libros The Conscience of a Liberal. Ahí Krugman narra cómo fue el proceso para construir la sociedad de clase media en la que a él le tocó vivir su juventud. Describe el proceso por el cual se construyeron las instituciones del new deal, también la subsecuente era de prosperidad y mayor igualdad seguida por su eventual debilitamiento y casi desaparición.

En este libro, Krugman advierte como la era de gran desigualdad en la que ahora vivimos, esta nueva Belle Époque o nueva Gilded Age, debería producir una reacción populista. Algo similar a lo que ocurrió en el pasado pues Krugman asegura que el new deal en su momento era considerado populista.

Vale la pena aquí considerar, que en los Estados Unidos el populismo no es visto con los mismos ojos que en América Latina, su connotación es menos negativa; sin embargo en su propia manera, las políticas económicas y sociales que Krugman identifica con el populismo si suelen tener gran oposición en aquel país.

Esas políticas que Krugman considera populistas y que caracterizaron al new deal incluyen la seguridad social universal, impuestos sobre la renta más elevados, impuestos a la herencia, seguro de desempleo y las muy citadas, en últimos tiempos, alzas al salario mínimo.

A partir de esta serie de políticas, se puede trazar un paralelo con cuales serían las probables políticas denominadas como populistas en el caso mexiacno. Si se les observa con detenimiento, no existe gran diferencia, impuestos progresivos, seguridad social universal, un salario mínimo digno, en gran medida el populismo en México sigue los mismos términos económicos del new deal.

El populist backlash del que habla Krugman es justamente eso: el regreso de las políticas de la igualdad, no el reinado de las políticas de la desigualdad, es un momento en que las personas demandan transformaciones institucionales amplias, en lo político, en lo económico y en lo social. Es como él bien respondió, regresar a la sensatez de una sociedad más igualitaria donde existe movilidad social y prosperidad compartida.

Krugman concluye en su libro que ese llamado progresista, incluso desde el populismo, es natural y propio de la tradición del liberalismo político. Krugman cree que la desigualdad daña a la democracia y ser un liberal es, en el fondo, ser un demócrata, protegerla de los peligros de la desigualdad debe ser prioridad.

En buena medida, lo que pasa en España o en Grecia se puede mirar no como el producto de la locura o de las emociones exaltadas, sino como el hartazgo social demandando sensatez, demandando acciones sustanciales que mejoren la vida política y la vida social.

La utilidad del populismo a la que Krugman alude quizá esté mejor ilustrada  en su columna del New York Times, publicada el día 22 de enero del año pasado, en donde hace una nota sobre la economía política del populismo[1] y en donde dice: “Si yo fuera Obama haría lo que él aparentemente hace, concentrarme en la desigualdad, lo cual es un punto válido y popular, luego lo usaría indirectamente para mover la política macroeconómica en la dirección correcta”.

Quizá le decimos populismo al populismo, sólo porque existen movimientos políticos que atentan contra el siempre cómodo statu quo de la democracia desmovilizada, de otra manera, sin la politización y las reacciones que generan esos movimientos, simplemente les llamaríamos sentido común.

Oscar Wilde decía que el sentido común era el menos común de los sentidos, quizá en México eso es justo lo que necesitamos.

 


 Notas

[1] Krugman, P. A Note on the Political Economy of Populism, New York Times, Opinion Pages, 22 de enero de 2014, recuperado de http://krugman.blogs.nytimes.com/2014/01/22/a-note-on-the-political-economy-of-populism/?_r=1

Artículos relacionados