Para entender la reforma política de la Ciudad de México

Se aprobó en el Senado la reforma política que convertirá al Distrito Federal en la Ciudad de México, y a las delegaciones, en alcaldías.

| Contexto

 

– La reforma política de la Ciudad de México se aprobó este martes 15 de diciembre. [La Jornada]

– La iniciativa de reforma fue presentada por primera vez en noviembre del 2013 por el PRD, después de un activo programa de foros sobre el tema. [Forbes]

– Entre los cambios destacan los siguientes [El Economista]:

– El nombre oficial cambia de Distrito Federal a Ciudad de México.

– Las jefaturas delegacionales se convertirán en alcaldías. Cada alcaldía tendrá su propio cabildo con diez miembros.

– Al igual que los municipios de los estados, las alcaldías tendrán sus propios cuerpos policiacos.

– La Asamblea Legislativa del Distrito Federal será ahora un congreso local que tendrá la facultad de aprobar o rechazar reformas constitucionales, como los congresos estatales.

– La Ciudad de México ejercerá su presupuesto de manera autónoma.

– La Ciudad de México tendrá su propia constitución, que deberá estar lista antes del 31 de enero de 2017. La Asamblea Constituyente estará compuesta por 100 diputados constituyentes –60 elegidos según el principio de representación proporcional y los 40 restantes por diferentes poderes constituidos: 14 por la Cámara de Diputados, 14 por el Senado, 6 por el Ejecutivo Federal y 6 por el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México. Antes de que la promulgue el Ejecutivo, al menos 17 legislaturas tienen que aprobar la reforma. [Excelsior]

– De acuerdo con este proceso de elección de asambleístas, el PRI tendría 31 de los lugares y Morena 16, aun cuando en las pasadas elecciones capitalinas el PRI ganó el 17% de los puestos y Morena el 25%. [Sin Embargo]

– El PAN-DF también ha criticado el que las cámaras federales elijan a 28 de los diputados constituyentes. [El Financiero]

– Para fortalecer la labor del Constituyente y legitimar la nueva constitución de la ciudad se ha sugerido la implementación de un referéndum. [José Omar Sánchez | Animal Político]

– La reforma tiene cuatro beneficios potenciales: la nueva Asamblea Legislativa de la Ciudad de México será parte del Constituyente Permanente; las delegaciones políticas se convertirán en alcaldías y ello puede estimular un nuevo balance del poder local; las alcaldías tendrán más independencia en el manejo de sus propios recursos; y el nuevo Constituyente tiene la oportunidad de legislar y establecer incentivos que modifiquen el esquema clientelista que sostiene el aparato político de la Ciudad de México. [Luis Carlos Ugalde | El Financiero]

– La última reforma política importante en la ciudad de México fue en la década de los noventa, la cual permitió que el jefe de gobierno y los delegados pudieran ser electos por votación popular.

(Imagen cortesía de júbilo haku)

Artículos relacionados