Siete materiales para repensar la corrupción

Las encuestas, los escándalos, incluso la agenda del gobierno lo confirman: la corrupción está en el centro de la conversación pública.

| Corrupción México

Con esta selección de materiales críticos continuamos nuestra serie sobre la corrupción en México.

Esta selección de materiales busca reflexionar sobre el papel de la corrupción en la democracia. Específicamente, los materiales incitan a pensar en la corrupción como un acto antidemocrático no solo porque afecta a los ciudadanos directamente al privatizar lo público, sino porque daña la relación entre los gobernados y los gobernantes. Este daño es visible en la manera en que los ciudadanos entendemos el ejercicio del poder, su abuso e incluso el combate a la corrupción.


1. “México: anatomía de la corrupción” (IMCO-CIDE, 2015). María Amparo Casar.

Investigar sobre actos de corrupción no es tarea fácil. En vista de que muchas de las medidas convencionales capturan únicamente una parte de la corrupción, Casar genera y compila una variedad de métricas con la intención de darle al lector una imagen lo más completa posible sobre el tema. El reporte es uno de los esfuerzos más exitosos en documentar empíricamente el problema de la corrupción en México. La autora lo logra a través de una variedad de cuadros comparativos entre México y el mundo, estadísticas sobre qué tan prevalente y costosa es la corrupción en hogares y empresas, y encuestas sobre actitudes y percepciones de la ciudadanía.

2. “La financiación de los partidos políticos en Estados Unidos” (2000). Santiago Sánchez González.

¿Cuál es, o debería ser, la relación entre el dinero y la representación en una democracia? Este texto narra la historia jurídica de esta pregunta en Estados Unidos, patente en varios casos sobre los que ha dado su fallo la Corte Suprema. Aunque la preocupación específica de este debate (¿donar a campañas corrompe la representación?) no es aplicable al contexto de México, el texto es fundamental para entender la relación entre dinero y democracia. ¿Es justo que las personas que tienen más dinero puedan comprar representación, ya sea donando a campañas políticas o apoyando a ciertos candidatos en medios de comunicación? Preguntas como esta han encendido este debate, uno de los más interesantes de las democracias actuales.

Además del eje que guía las resoluciones judiciales resumidas, el texto implícitamente toca el tema de la equivalencia entre la corrupción y la apariencia de la corrupción. Es decir, sabemos que la corrupción distorsiona la representación al permitir la compra de influencia política, y esto tiene como consecuencia la pérdida de confianza en las instituciones. Pero no solo eso: la apariencia de corrupción o influencia indebida tiene exactamente la misma consecuencia. Por tanto, hasta cierto punto es irrelevante si dar dinero u otorgar favores a algún político de hecho se traduce en influencia indebida: la pérdida de confianza ocurre aun con la apariencia de corrupción.

3. “Corruption in America” (2014). Zephyr Teachout.

Este libro de Zephyt Teachout complementa perfectamente la lectura anterior. Aunque Teachout es profesora de derecho, este texto no se confina a lo jurídico sino que aborda aspectos políticos, históricos, y económicos de la corrupción en Estados Unidos. Alentada por la reciente decisión de la Suprema Corte que equipara el dinero con la libertad de expresión, la autora argumenta que la corrupción ha sido una de las principales preocupaciones de los legisladores y políticos americanos. El libro apoya su narrativa en anécdotas que ilustran estas inquietudes, como cuando el rey Luis XVI le regaló a Benjamín Franklin una cajita que fue vista por los políticos de la época como una amenaza real a la virtud cívica. Por eso, este es uno de los libros más amenos para entender a la corrupción como acciones cuyos significados políticos no siempre son obvios ni compartidos por todos los miembros de la sociedad. El libro Teachout, además, propone una de las críticas más feroces a la definición de “corrupción” utilizada por la Suprema Corte, argumentando que lo limitado de la visión jurídica prevalente tiene consecuencias casi fatales para la democracia. Si el tema interesa, también pueden revisar esta excelente conferencia sobre el libro.

4. La apariencia de la corrupción.

Este video, hecho a modo de la película Project X, fue tomado en la fiesta de Luis Armando Reynoso López, hijo de Luis Armando Reynoso Femat, gobernador de Aguascalientes de 2004 a 2010. El video me parece importante no tanto por el contenido, sino por el pensamiento que dispara casi en automático. Ver un video así, sin conocer la historia ni saber quiénes eran los participantes, se antoja frívolo a lo más. Sin embargo, ver el video sabiendo que la fiesta era del hijo de un político en automático nos invita a preguntarnos por la explicación de tal derroche: ¿de dónde viene el dinero si no de las arcas públicas?

Videos como este (que, por desgracia, hay muchísimos), y los pensamientos que genera sobre el abuso del poder, son el ejemplo perfecto para mostrar que la apariencia de corrupción es tan dañina para la confianza como la corrupción misma. Finalmente, el video atestigua la riqueza desenfrenada en un país de pobreza extrema. Esto, por supuesto, aporta pruebas de que la desigualdad en México se agrava y reproduce con la corrupción gubernamental.

5. “Exposing corrupt politicians: The effects fo Brazil’s publicly released audits on electoral outcomes” (2008). Claudio Ferraz y Frederico Finan.

En este artículo, uno de los más innovadores teórica y metodológicamente de la última década, Ferraz y Finan estudian si los ciudadanos castigan a los políticos corruptos. Los autores aprovechan una política brasileña a nivel federal que selecciona municipios aleatoriamente para llevar a cabo auditorías y después dar a conocer los resultados. Los autores encuentran que la auditoría, por sí misma, no cambia las probabilidades de reelección de las autoridades municipales. Sin embargo, cuando las auditorías evidencian corrupción, sí es menos probable que las autoridades se reelijan. Esta probabilidad disminuye aun más en lugares donde hay evidencia de corrupción y mayor prensa medida como cantidad de estaciones de radio.

La importancia de este estudio es doble. Por un lado, los estudiosos de la corrupción se enfrentan a los pocos datos disponibles sobre este fenómeno. Incluso cuando los datos existen, es muy probable que se hayan recopilado precisamente porque había un problema de corrupción. La aleatoridad de las auditorías elimina este problema y hace mucho más fácil entender cuál es la relación entre información sobre corrupción y resultados electorales. Por el otro lado, los autores confirman que la prensa tiene un lugar fundamental en la cadena de la rendición de cuentas democrática no sólo porque genera información de utilidad pública (como varios casos recientes sugieren), sino porque dispersa información existente.

6. “Sobre el significado político de la corrupción” (1994). Fernando Escalante.

Escalante reflexiona sobre la intersección entre virtud, acción, y las instituciones de la democracia, y su relación con la corrupción. En un texto que se antoja un poco amargo, el autor concluye que la corrupción entendida como el desfase entre principios o virtudes y práctica política existe siempre. Por tanto, las soluciones institucionales como supervisar o regular las acciones de los políticos y burócratas siempre serán insuficientes. Sin embargo, esta conclusión no es tomada por el autor como un fatalismo político, sino como un argumento de sentido común para responsabilizar a los políticos de las consecuencias de ese desfase.

7. “La propiedad privada de las funciones públicas” (1986). Gabriel Zaid.

Zaid toma la “renovación moral” de De La Madrid como pretexto para reflexionar sobre la frontera entre lo público y lo privado en el México moderno. Aunque está escrito en un contexto histórico y geográfico bastante específico, Zaid hábilmente lleva al lector a cuestionarse si es posible que en México el poder sea efectivamente público tanto en su ejercicio como en su supervisión y castigo.

Amén de la flamante prosa de Zaid, el texto es útil para preguntarnos cuál es el papel de los esfuerzos anticorrupción (como la “renovación moral”) en un sistema que funciona por y para intereses privados. Aunque escrito hace más de treinta años, y aunque haya habido alternancia y elecciones, el texto sigue siendo pertinente: “No hay que olvidar que ahora las promesas de renovación moral son un cartucho quemado, y que al próximo candidato oficial le tocará cargar con eso por todos los rincones del país.”


Novena selección de la serie “Siete”.

Artículos relacionados