Tenemos que hablar

Ser periodista en México

En este especial de ‘Tenemos que hablar’ por el Día de la Libertad de Expresión, contamos cómo se ejerce la profesión en los estados más vulnerables para la prensa


Chihuahua: periodistas bajo asedio

Desde 2008 han sido asesinados 16 comunicadores y otros cinco se exiliaron a distintos países. Desplazamiento forzado, censura y agresiones completan una realidad en la que cada vez es más difícil luchar contra el silencio


Veracruz: impunidad entre fosas clandestinas

Veintisiete periodistas asesinados y ocho desaparecidos después, en Veracruz nada ha cambiado y apenas se están vislumbrando las verdaderas dimensiones de más de una década de violencia


Sinaloa: la violencia y el narco se cuentan en voz baja

En algunos asuntos siempre hay algo que no se dice. Las víctimas saben que hablar, publicar, hacer visible el todo es un riesgo que es mejor no correr. Estas tres historias sinaloenses son verdades con silencios y sin nombre


Ser freelance en el periodismo en español: ¿periodigna o precariodista?

¿Cómo podemos hacer un periodismo incisivo, a profundidad y de calidad, si para sobrevivir debemos aceptar consultorías, trabajos corporativos o institucionales?


El coraje de decir verdad

La libertad de expresión en México está amenazada, además de por los desafíos de los post-verdad, por el crimen organizado y la corrupción de los gobiernos


El binomio prensa y poder

El intervencionismo de los gobiernos en los medios de comunicación a través de la publicidad oficial ha sido una constante en México. Con López Obrador existe un gran reto: el presidente considera que el periodismo es un adversario, no un contrapoder


La semana que empezó la guerra me despedí de Memo

Guillermo Martínez Alvarado, mi jefe, fue asesinado el 9 de febrero de 2010 cuando Reynosa se convirtió en un campo de batalla. Si no fuera por él quizás yo también estaría muerto


Corresponsales de Notimex: derechos laborales evaporados

Desde hace seis años nuestras condiciones se han deteriorado: despidos sin indemnización, contratos temporales, recortes de sueldo y prestaciones. Necesitamos organizarnos ante los abusos de los medios públicos y privados


Autorretrato de una fotógrafa en tiempos en los que no se pagan las fotos

En mis veinte años de trayectoria la única constante ha sido la precariedad laboral: hoy gano lo mismo que cuando empecé a fotografiar en un salón de fiestas