Cultura horizontal

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¿Qué importancia tiene hoy la cultura? Si uno atiende las notas de cierto periodismo cultural, y aun la mayor parte de los textos críticos que circulan en revistas y suplementos culturales mexicanos, se diría que no demasiada. Nada trascendente, ningún asunto de interés público, parecería estar en juego en las obras que se reseñan, en los eventos que se fotografían. Esa es, de hecho, la creencia hegemónica en el presente: en teoría terminadas las contiendas ideológicas y supuestamente alcanzado un estadio democrático-liberal en el que solo deberíamos ocuparnos de administrar el orden vigente, las prácticas artísticas y culturales no tendrían ya ninguna función política relevante que desempeñar. Su espacio sería ahora el del entretenimiento. Su objetivo: producir obras que o bien embellezcan y vuelvan tolerable el estado de las cosas o bien ofrezcan una imagen crítica de este con el fin de corregirlo y depurarlo.

En Horizontal estamos convencidos de lo contrario: creemos que, lejos de ser accesoria, la cultura descansa en el centro de la vida social y es profunda, intensamente política. Para empezar, las obras culturales (de la poesía a las series televisivas, del arte contemporáneo al sonidero, de la música de cámara a las acciones de colectivos artísticos en los barrios) no son propiedad de nadie; son, casi por definición, lo común: aquello que está hecho con los signos y materiales de todos para el uso y juicio de cualquiera. Del mismo modo, no son piezas al margen del ruido y la furia del presente sino productos que disputan signos y representaciones, arrastran ideas discrepantes sobre la vida pública y privada y contribuyen a definir de un modo u otro lo que es y no es posible. Además, al operar simultáneamente sobre el tejido sensible de la comunidad y la subjetividad de los individuos, tienen efectos sociales capitales, no necesariamente intangibles. Uno de los objetivos básicos de Horizontal es, por todo ello, sacar los asuntos culturales de las páginas de sociales y espectáculos en que diversos medios los han arrumbado y devolverlos adonde deben estar: el centro de la discusión pública.

Si la derecha suele imaginar una cultura mercantilizada y políticamente desactivada, las izquierdas latinoamericanas no han solido ser mucho más atinadas en sus acercamientos a la creación cultural. De repente temerosas de la autonomía artística y la experimentación formal, han reivindicado un arte –tradicional, realista, didáctico– que sirve dócilmente al programa político en turno. De pronto adversarias de la “alta cultura” –una y otra vez acusada de elitismo–, han renegado de tradiciones y experiencias artísticas vitales. En consecuencia, es común encontrarlas promoviendo y lustrando un canon chato y de lo más previsible, encabezado por unos cuantos santones y atestado de obras pretendidamente ejemplares.

La sensibilidad cultural de Horizontal es muy distinta a la de esas embotadas izquierdas. Aunque también favorecemos obras y acciones que disienten con el asimétrico statu quo, no favorecemos una poética particular en demérito de otras, no hacemos distingos entre “alta cultura” y “cultura popular” y no tenemos recelo alguno ante la experimentación artística actual. Justo lo contrario: creemos que es allí, en el vibrante campo de la creación contemporánea, donde tiene lugar la fundamental batalla por la repartición de lo sensible (Jacques Rancière). Esa es, al final del día, la única distinción política que vale y que hacemos en el ámbito cultural: hay obras que se adhieren mansamente a la distribución prevaleciente de las cosas y hay otras que, además de exhibir lo injusto y contingente de esa distribución, ya practican un nuevo reparto del tiempo y el espacio, de la voz y la visibilidad, del saber y el poder, a la vez que contribuyen a imaginar nuevas formas de vida en común

¿Tenemos que decir cuáles de esas obras criticaremos y cuáles promoveremos?

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

ARCHIVO

Shopping Basket