De la periferia al centro: Wikipolítica al poder

El proceso electoral de 2018 será el escenario para que la iniciativa que condujo a Pedro Kumamoto al Congreso de Jalisco, Wikipolítica, muestre su capacidad para articularse en un proyecto de alcance nacional en medio de una crisis partidaria y estatal profunda.

| Elecciones

Pedro Kumamoto es probablemente el joven político más conocido de México. Durante la clausura del festival «La ocupación» emocionó a los cientos de congregados con un discurso en el que habló del presente, de los obstáculos que él y su grupo Wikipolítica consideran para el ejercicio de un buen gobierno, de los adversarios de la democracia y de los problemas de la clase política. En el escenario estaba rodeado del resto de los «wikicandidatos» armados con banderas de colores. Desde el piso podía verse a jóvenes con lágrimas en los ojos. «Ellos sí nos representan», me dijo una chica con cabellera rosa y un smartphone última generación. Kumamoto aspira a la candidatura como independiente por un escaño del Senado.

Paradójicamente, «La ocupación» fue un evento efímero. Entre el 30 de agosto y el 2 de septiembre la red Wikipolítica convocó a periodistas, académicos y activistas para compartir experiencias en torno a los problemas que desde esta red se juzgan como centrales: el respeto a la vida, el ejercicio de la libertad, el gobierno como servicio, el medio ambiente, la verdad y la justicia. Unas quinientas personas se reunieron en el festival, una especie de Woodstock cuya droga es la democracia. Llegaron de casi todo México y de otros países, como Brasil y España.

Wikipolítica es una red horizontal que hoy tiene representación en diez estados: Nuevo León, Jalisco, Ciudad de México, Yucatán, Chihuahua, San Luis Potosí, Quintana Roo, Baja California, Estado de México y Michoacán. Está integrada por nodos y miembros a los que se exige constancia más que lealtad, para así asegurar el derecho a tomar decisiones dentro del colectivo. Pedro Kumamoto es el liderazgo más visible de esta red, que pese a haber sido fundada en la Ciudad de México, tiene en Jalisco el centro clave de su organización. Para las próximas elecciones del 1 de julio de 2018, además de Kumamoto, buscarán estar en las boletas ocho personas en Jalisco, una en la Ciudad de México y una en Yucatán. Roberto Castillo, quien buscará la candidatura a la Asamblea de la ciudad por el distrito 26, de Coyoacán, explica que si bien el caso de Wikipolítica Jalisco es el más exitoso, «entendemos que distintas realidades exigen, por un lado, priorizar las agendas de forma diferente y por el otro, aplicar estrategias que más convengan al entorno en que nos encontramos».

Tras diecisiete años de una democracia de bajo rendimiento y violencia descarnada, para muchos, esta forma de hacer política es el tipo de revolución que necesita México. Mientras que otros, como el profesor Conrado Romo, consideran que «lo que el diputado Kumamoto y su equipo representan dista de ser una revolución (aunque no por eso se minimiza el impacto de lo que han conseguido), es, a lo mucho, una apuesta moral por la reforma de las instituciones, que en sitios como México no es cosa menor».


Imagen tomada del Twitter de Roberto Castillo: @Robertocacr

Apenas un par de días después del terremoto del 19 de septiembre «los wikis» ya se habían activado para mandar ayuda a Morelos, Puebla y Ciudad de México. Susana Ochoa, directora de comunicación de la oficina de Kumamoto y una de las líderes más carismáticas de Wikipolítica en Jalisco, fue vitoreada al llegar a Casa Territorio en donde un colectivo de organizaciones locales instaló un centro de acopio coordinado por el equipo de Territorio; Ochoa aspira a la candidatura para suceder a Kumamoto en su escaño en el Congreso local de Jalisco, y es muy probable que gane.

En la Ciudad de México «los wikis» instalaron cinco centros de acopio que coordinaron por medio de sus redes locales para garantizar que la entrega tuviese el mejor destino posible. Desde los centros de operación algún miembro de Wikipolítica identificaba a los intermediarios a quienes entregarían lo recabado en los centros de acopio. El terremoto despertó la urgencia de la sociedad civil mexicana por encontrar una identidad pública más cercana a la solidaridad que a la violencia, y Wikipolítica no desaprovechó el momento.

En la nueva aventura electoral los rostros son de jóvenes que comparten una buena educación, alto grado de información, acceso a bienes, servicios y tecnología. Roberto Castillo estudió Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales en el CIDE, Susana Ochoa es comunicóloga del Tec de Monterrey y Pablo Montaño estudió, en los últimos años en University College London, una maestría de Medio ambiente y desarrollo sustentable. En contraste, de acuerdo con el estudio Panorama de la Educación 2017 publicado por la OCDE, apenas 17% de las personas entre 25 y 64 años logra acceder a la universidad.

Tras el sismo, la anunciada fiebre de los independientes ha parecido acelerarse. La vocera del Concejo Indígena de Gobierno, Marichuy, se registró con un discurso anticapitalista y cuyo horizonte es «organizar las rabias». Margarita Zavala, esposa del expresidente Felipe Calderón, se lanzará como independiente con una agenda de centro-derecha. El colectivo Ahora, mediante el liderazgo de Emilio Álvarez Icaza, anunció que lanzarán al menos cincuenta candidaturas independientes cuyo objetivo será «dar la batalla contra el PRI y sus aliados». El contraste es interesante, el fracaso de Ahora se puede explicar por la pretensión de enarbolar un discurso nacional desde el centro, mientras que el éxito de Wikipolítica está en que no pretenden sino articular actores y agendas locales en una red de alcance nacional.

Kumamoto y su equipo registraron sus aspiraciones ante el Instituto Nacional Electoral acompañados de amigos y globos verdes, naranjas y rosas. El lema común de su campaña es «recuperar la política para las personas», resulta una forma de discurso populista: se define por la construcción de un enemigo (los políticos partidistas en las oficinas), apela a los sentimientos de sus aliados (lo que llaman «las personas comunes») para la acción colectiva con el slogan «vamos a remplazarles» y dibujan una tierra prometida de alta participación ciudadana y democracia plena en la vida pública. Aunque los principios que han presentado para la contienda electoral se podrían identificar con algunas formas de izquierda, sus miembros rehúyen de las etiquetas. Castillo asegura que «hay alternativas que desde la izquierda se han planteado, que sin necesariamente apelar a la etiqueta de ‘izquierda’ han vuelto a poner en el centro del debate las políticas de redistribución de la riqueza, ampliación de derechos, etcétera».

Para encajar en el panorama mundial de movimientos sociales juveniles, Wikipolítica se alimenta de discursos ajenos a su formación política. La propia idea de «La ocupación» proveniente de la jerga okupa, aunque poco tiene que ver con las prácticas políticas de los jóvenes jaliscienses de clase media y alta con educación universitaria que se dieron cita en el evento. Pese al éxito de iniciativas como #SinVotoNoHayDinero –que modifica la manera de asignación de recursos públicos a los partidos al contar la votación válida emitida— para el público sigue siendo un misterio la ideología del colectivo. Romo apunta que «en términos generales, podríamos situar a Wikipolítica más cerca de Hillary Clinton que de Bernie Sanders, más cerca de Macron que de Mélenchon, o como un hijo ilegítimo entre Errejón y Albert Rivera».


Roberto Castillo

La oficina de Pedro Kumamoto se encuentra en la planta baja del edificio del Congreso local. No tiene despacho privado, en su lugar están los escritorios de colores pastel donde se reúne su equipo cercano y un espacio en la mesa para él. La imagen contrasta fuertemente con la idea de los políticos mexicanos que habitan oficinas suntuosas, usan camionetas de lujo y choferes. Kumamoto llega a su oficina en bicicleta y lo que allí se habla es escuchado por el resto.

En contraste, el distrito que gobierna Kumamoto se encuentra en uno de los municipios más ricos del país, pero donde existen zonas marginales de las más empobrecidas en el ámbito nacional. En este distrito habitan sobre todo profesionistas de clase media que corresponden a las clases minoritarias privilegiadas de México, en general ajenos a la realidad nacional de millones de pobres y que no se tientan en hacer lo que sea para mantener su status quo (han votado indistintamente por diferentes expresiones políticas). A nivel calle, más que bicicletas uno puede ver sobre todo coches, centros comerciales y familias adineradas viviendo en condominios cerrados: Andares, Puerta de Hierro, Naciones Unidas, Juan Palomar y Arias. Las nuevas generaciones de hipsters están comenzando a moverse de la colonia Americana, en Guadalajara, a Chapalita o la Seattle, en Zapopan. El trabajo de Wikipolítica en el distrito se ha concentrado en una buena relación con los comités vecinales y el fortalecimiento de los grupos de interés en el área.

La aventura por un escaño en el Senado de la República ha sorprendido a la clase política en Jalisco. Algunas de las encuestas locales mostraban a Kumamoto bien posicionado para buscar la alcaldía de Zapopan y sustituir al empresario Pablo Lemus. Sin embargo, Kumamoto defiende su decisión: «El Senado de la República es un espacio legislativo que tiene conciencia de todo un Estado, y creemos que somos una fuerza política que puede representar al estado de Jalisco y que no se ha escuchado a esas personas que queremos representar». Y reconoce que la campaña que viene no es la decisión más sencilla: «significaría romper con lo que creo que es una responsabilidad histórica que tenemos en este momento. La presidencia municipal era el proyecto más interesante y la decisión más cómoda. Nos dimos cuenta de que la emergencia del país materializada en las palabras de las personas que conocíamos es tan grande que no podemos permitirnos esa comodidad política».

Los medios locales comienzan a dibujar la candidatura de Kumamoto como una hazaña. Él parece más calmado que sus biógrafos: «¿Qué pasa si no gano el Senado?, pasa que ya se construyó una fuerza política estatal completamente, que puede darle la batalla a los gobiernos corruptos. A partir de eso vendrán otros procesos no solo electorales sino productivos, de autocuidado, sustentables, etc. Vamos a tener que volvernos una causa política que vive con las personas más desprotegidas de este país».

Roberto Castillo, por su parte, entiende la dificultad de una agenda centrada en lo hiperlocal, para triunfar en una megalópolis como la CDMX: «la realidad de la Ciudad de México es muy compleja, principalmente por su población y por el centralismo. Ambos fenómenos provocan que poner la agenda de la ciudad al centro del debate público sea más complicado que en otras partes, pues los temas locales normalmente palidecen frente a la agenda nacional que se produce en nuestra ciudad. Competir con medios que privilegian los temas del país requiere una mayor creatividad de nuestra parte para poder influir en la toma de decisiones a nivel local».

Wikipolítica está floreciendo en los estados donde puede tener éxito. Por ejemplo, en Chihuahua son un referente de lucha social por el tema de #sinvotonohaydinero, y se articulan con los grupos de derechos humanos y mujeres. En Baja California Sur se hacen activismo de movilidad y medioambiente. En Mérida ya estaban activos previamente, sobre todo en el circuito universitario; cada uno de los nodos de Wikipolítica tiene una personalidad propia, vinculada a sus realidades locales.


Susana Ochoa

La elección de 2018 parece no ofrecer mucha novedad: de nuevo López Obrador buscará la presidencia, el PAN y el PRD renunciaron a su labor de oposición para encabezar un frente que parece ir a ninguna parte y el partido en el gobierno ha lanzado a José Antonio Meade quien encabeza el peñismo-sin-Peña. Kumamoto dice: «Estoy más interesado por el caso menos visible electoralmente, pero más poderoso que hay: Marichuy».

El panorama en Jalisco ha cambiado, Enrique Alfaro anunció que contendería a la gubernatura sin el Frente. Esta tensión ya se veía en el 2015 después de la victoria del alfarismo que no de MC en Guadalajara y la zona metropolitana. Esto podría darle aire o sofoco al kumamotismo, con todo, dos de sus aspirantes a candidatos, Pablo Montaño y Rodrigo Cornejo, ya han conseguido las firmas requeridas.

A diferencia de 2015, «los wikis» no están solos, los registros a candidaturas independientes son un éxito. La lista más que de independencia habla de una vida partidista rígida y poco democrática. No es una sorpresa el entusiasmo que el proyecto de Wikipolítica infunde a las generaciones más jóvenes. El discurso y la acción de Wikipolítica no ha hecho más que modificar las formas en el ejercicio de la política, Conrado Romo apunta que «Wikipolítica peca de ambigüedad. Su devenir puede ser más a la derecha o más a la izquierda, pero en la indefinición poco se diferencian de las estructuras políticas tradicionales en los últimos treinta años. Si quisieran realmente ser ‘revolucionarios’ habría que pensar menos en las formas y más en los fondos».

Pero Pedro Kumamoto no ve la ambigüedad como un problema, sino como una oportunidad: «yo creo que wiki se tiene que asumir como una organización que desde la transversalidad por la que pugnamos, en el sentido de convocar a personas de izquierda a centro-derecha, poder buscar que no nos gane la tentación de volvernos ideológicamente más puros, sino pedagógicamente más claros».

Wikipolítica parece generar esperanza en un país angustiado por la violencia y enojado por la corrupción de la clase política. El cambio que proponen no es ni radical ni revolucionario; sin embargo, parece suficiente para renovar o acelerar procesos democráticos en un país completamente insatisfecho con su democracia. En los últimos años ha crecido el movimiento y, de a poco, parece que se apuesta por formar un partido político nacional con el liderazgo de Kumamoto. La idea de que «el futuro será Wiki o no será» contrasta con una crisis generalizada del Estado mexicano y el fallido camino a la democratización del país que devino en una cleptocracia administradora de la violencia-muerte.

Artículos relacionados