PARED HORIZONTAL

Diego Salazar, periodista cazador de monstruos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
               En el video, Diego Salazar presenta su libro No hemos entendido nada

 

Criaturas aterradoras, gatitos obesos y brujas volando en escobas. Distintas máscaras, un solo rostro: la información basura que se disfraza de noticia y espera en las redes sociales a que mordamos el anzuelo. Click. Diego Salazar, periodista peruano, lo muerde. Y después tira de la línea hasta descubrir al esperpento. Porque Salazar es también un cazador obsesivo de monstruos informativos. Fruto de sus incursiones es el libro No hemos entendido nada. Qué ocurre cuando dejamos el futuro de la prensa a merced de un algoritmo (Debate, 2019), que presentó a inicios de septiembre en Centro Horizontal, acompañado por Sandra Romandía, directora de La Silla Rota y Eliezer Budasoff, exdirector de The New York Times en Español.

«El libro es un esfuerzo por hacer un alto que a veces el propio oficio no nos permite», resume Salazar. No hemos entendido nada es, en efecto, una recopilación de reflexiones sobre el estado de la industria periodística en los tiempos vertiginosos del internet. En el centro de ellas se encuentra la crisis del modelo de negocio tras la irrupción de Twitter, Facebook y Google Ads. Ante este panorama, Salazar apunta: «Es todavía muy pronto para saber qué sobrevivirá y qué no del ecosistema de medios y del periodismo cómo lo conocíamos hasta ahora.»

La presentación del libro se convierte rápidamente en una sesión de terapia grupal en la cual los presentadores y asistentes –varios de ellos periodistas– reconocen los errores que han cometido desde sus trincheras. Al respecto, Budasoff aplaude que el libro sea una crítica en primera persona del plural: «Los medios han subestimado la inteligencia de sus audiencias. El mayor pecado que puede cometer un editor es subestimar a sus lectores.» Por su parte, Romandía admite: “Esta industria se ha convertido en un monstruo que ha descuidado su generación de contenidos. Y en esos descuidos pasan cosas como las que Diego cuenta en su libro.”

Más allá del mito fundador del periodismo como el «cuarto poder», Salazar señala una realidad que puede resultar incómoda: «El periodismo es parte de la industria de entretenimiento. Leer el diario es parte de pasar el tiempo. Pareciera que la palabra es una blasfemia. El diario te ofrece una cantidad de información que es necesaria para vivir en la localidad, pero también te sirve para leer las crónicas deportivas o para conocer las novedades televisivas. Y eso no está mal.»

¿Qué diferencia entonces al periodismo de los monstruos informativos que Salazar busca desenmascarar? Él lo tiene claro: la metodología fundada en la investigación, la verificación y la edición. «Una de las máximas del periodismo con el que yo crecí es que no había historias aburridas y que no había temas tontos. La diferencia estaba en cómo se trataba.» Así, No hemos entendido nada es un fabulario construido a partir de casos concretos –el público mexicano recordará el de Frida Sofía–. En todos ellos, Salazar nos proporciona una moraleja periodística: muerde el anzuelo, pero luego tira de él.

 

 

 

 

La pared horizontal es el espacio donde nuestros invitados “firman” su paso por el centro horizontal. Les hacemos una pequeña entrevista sobre temas de actualidad y la ponemos en este lugar.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Shopping Basket