Donald Trump y el discurso anti-inmigrante: ¿la semilla del fascismo norteamericano?

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

– En junio de este año el millonario norteamericano Donald Trump lanzó su campaña para obtener la candidatura presidencial del Partido Republicano bajo el lema “¡Hagamos a Estados Unidos grande otra vez!” y con un virulento mensaje anti-inmigrante centrado en la identificación de la población de origen mexicano con el crimen y la violencia: “Cuando México envía a su gente, no envía lo mejor, no los envía a ustedes. Están enviando gente con montones de problemas. Están trayendo drogas, están trayendo crimen, son violadores y algunos asumo que son buenas personas, pero yo hablo con guardias fronterizos y eso tiene sentido común”. [CNN]

– En su discurso de lanzamiento, Trump prometió la construcción de un muro a lo largo de la frontera de Estados Unidos con México, además de asegurar que el gobierno mexicano tendría que cubrir los costos. La columnista conservadora estadunidense Ann Coulter celebró la iniciativa de Trump llamándola “La Gran Muralla de Trump”, sugiriendo convertirla en una atracción turística basada en la videograbación de los intentos de cruce de migrantes mediante “shows de drones”. [YouTube]

– El 20 de agosto, dos hombres golpearon en Boston a un migrante mexicano. Uno de los atacantes mencionó al discurso anti-inmigrante de Trump como su inspiración: “Donald Trump tenía razón, todos estos indocumentados deben ser deportados”. En su primera reacción a los hechos, Trump declaró: “Me gustaría decir que la gente que me está siguiendo son muy apasionados. Ellos aman a este país y quieren que este país sea grande otra vez. Son apasionados”. [Univisión]

– Trump ha afirmado que se propone realizar la deportación masiva de todos los migrantes indocumentados (estimados en más de once millones) de Estados Unidos. El plan migratorio de Trump incluye, además de la construcción de un muro en la frontera con México y la deportación generalizada, la triplicación de los agentes fronterizos y el  incremento en los costos de visas para mexicanos. [CNN, Politico]

– La postura intransigente de Trump en temas migratorios ha atraído el apoyo de grupos “nacionalistas blancos”. Uno de los asistentes a un mitin de Trump en Mobile, Alabama, gritó en repetidas ocasiones el eslogan “¡Poder blanco!”, popularizado en los años sesenta por George Lincoln Rockwell, líder del Partido Nazi de los Estados Unidos. Recientemente, varios líderes neo-nazis y supremacistas blancos norteamericanos han expresado su apoyo a la candidatura de Trump. [Talking Points Memo, Huffington Post]

– El 26 de agosto, Trump expulsó de una conferencia de prensa en Iowa al periodista mexicano Jorge Ramos a raíz de los cuestionamientos del conductor de Univisión al plan migratorio del precandidato republicano. [El País]

– Las ideas de Trump sobre los migrantes mexicanos se pueden vincular a las tesis del politólogo norteamericano Samuel P. Huntington, quien en su libro ¿Quiénes somos?: los desafíos de la identidad nacional estadounidense ofreció una articulación intelectual de la noción de que la cultura de los migrantes hispanos es una amenaza a la cultura norteamericana dominante, «angloprotestante y blanca». [Letras Libres]

– Trump es el primer pre-candidato estadounidense a un puesto político de importancia que, desde el tiempo de la leyes de segregación, ha construido su campaña a partir de la paranoia racial de la población blanca. En gran medida, Trump es el «Marine Le Pen» norteamericano (en alusión a la líder del partido ultranacionalista francés Frente Nacional) que confirma que es posible que movimientos de extrema derecha tengan campañas exitosas basadas en la xenofobia, como lo hizo el propio Frente Nacional el año pasado en Francia. [Quartz]

– Es posible argumentar que el uso del término «fascista» para describir el estilo y el contenido ideológico del mensaje de Trump (su nativismo y patrioterismo exaltado, su racismo, su política del resentimiento y de la recuperación de un «esplendor» perdido) no es un insulto, sino una inquietante descripción. [Newsweek, Salon]

(Foto cortesía de Gage Skidmore.)

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Shopping Basket