El núcleo y la periferia: «Bajo un mismo sol» en el Museo Jumex

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Definir a América Latina más allá de las condiciones geográficas es una empresa fallida de origen. Los comunes denominadores –compartir un pasado colonial, una lengua (heterogénea) y un cierto contexto social y político tras las independencias nacionales– se confrontan a una diversidad cultural tan múltiple como compleja. Un discurso que presenta la producción artística de esta región geográfica como si fuese homogénea o estuviera ligada por una invisible afinidad es un discurso agotado. El curador mexicano Pablo León de la Barra se enfrenta a esta dificultad en la exposición Bajo un mismo sol: Arte de América Latina hoy, actualmente en el Museo Jumex de la ciudad de México.

La exhibición forma parte de la Guggenheim UBS MAP Global Art Initiative, un programa creado por la franquicia cultural neoyorquina y la compañía suiza de servicios financieros con el objetivo de “fomentar la interacción intercultural entre artistas, curadores y público a través de programas educativos, actividades en línea, y la creación de colecciones”. La iniciativa, cuya misión incluye la adquisición de obra para el Guggenheim Museum, se enfoca en tres regiones periféricas pero emergentes en el mercado del arte contemporáneo: Sur y Sureste Asiático, América Latina y Medio Oriente y África del Norte. Bajo un mismo sol fue expuesta primero en Nueva York y, después de México, viajará a la South London Gallery, en Inglaterra. En este contexto es que León de la Barra fue invitado a participar en una residencia de dos años en Nueva York, la cual también incluyó una serie de viajes a diversas ciudades de América Latina, y cuyo resultado es esta exposición.

Compuesta por 45 obras en formatos múltiples de artistas de 13 naciones, la muestra está dividida temáticamente en cinco núcleos: conceptualismo, modernismo, participación/emancipación, activismo político y tropicología. Aunque el tono político y de protesta está presente a lo largo de la exposición, este se enlaza con otras perspectivas, creando un mosaico de “respuestas creativas a complejas realidades compartidas”.

Esta flexibilidad de la propuesta curatorial permite que convivan artistas que comenzaron a producir en los años setenta y ochenta en sus países de origen o Estados Unidos con otros mucho más jóvenes, algunos de ellos emergentes, cuyo contexto social es diferente, aunque en ocasiones sus intereses y preocupaciones sean similares. De esta forma, obras de artistas como Paulo Bruscky (1949, Brasil), Luis Camnitzer (1937, Alemania/Uruguay) y Alfredo Jaar (1956, Chile) dialogan con videos e instalaciones de Tania Bruguera (1968, Cuba), Regina José Galindo (1974, Guatemala), Mario García Torres (1975, México) y Amalia Pica (1978, Argentina).

UTSS_Jumex_Install11 (2)«Lección de historia del arte no. 6» (2000), de Luis Camnitzer.

Descrita como “el corazón y cerebro” del guión curatorial, la obra Art History Lesson no. 6 (Lección de historia del arte no. 6, 2000), de Luis Camnitzer, evoca los métodos y procesos pedagógicos y discursivos en la enseñanza de historia del arte, la cual es transmitida generalmente como una línea recta de sucesos consecutivos que tuvieron lugar en núcleos occidentales (Europa y Estados Unidos) y cuyas periferias se estudian de manera interrumpida y en relación con el núcleo. La instalación está hecha con proyectores de diapositivas sin imágenes colocados sobre objetos sustraídos de la bodega del Museo Jumex, invitando al visitante a imaginar e hipotéticamente narrar sus propias historias en aquellos espacios en blanco. De igual modo, esta instalación ofrece una perspectiva para pensar la exposición no solo como una presentación de múltiples expresiones artísticas en América Latina, sino también como una plataforma para comprender cómo esas expresiones surgen, o se relacionan, a partir de la interacción con los sujetos de poder en el arte contemporáneo.

UTSS_Jumex_Install14 (2)«ABC » (2013), de Amalia Pica.

A lo largo de la exposición existe una continua tensión entre aquellos artistas cuyas obras son radicales en su contenido activista o político y aquellos otros que han optado por soluciones estéticas más sutiles. Es, sin embargo, la instalación performática de la artista Amalia Pica, ABC (2013), la que mezcla de manera más inteligente procesos conceptuales estéticos con un tema político e histórico. Anteriormente expuesta en el Museo Rufino Tamayo, la obra responde a la prohibición de los diagramas de Venn y de la teoría de conjuntos en los programas educativos de matemáticas durante la dictadura argentina, por considerarlos posibles causas de subversión. Pica presenta una serie de figuras geométricas, hechas de acrílico de diferentes colores, que son activadas por voluntarios del museo, quienes las levantan y superponen en determinados momentos, creando múltiples formas abstractas, en alegoría a la falta de libre asociación y comunicación.

El video A Logo for America (Un logo para América, 1987/2014), de Alfredo Jaar, muestra una animación comisionada por el Public Art Fund de Nueva York, originalmente expuesta en Times Square. La animación deja ver el mapa y la bandera de Estados Unidos acompañados de las frases “This is not America” (Esto no es América) y “This is not America’s flag” (Esta no es la bandera de América) y seguidos de un mapa de todo el continente americano con la frase “This is America” (Esto es América). Jaar evidencia así las asimétricas relaciones de influencia “norte-sur”, donde de manera absurda un país asume como su nombre el nombre de un continente entero. De igual forma, el video cuestiona la recepción de los discursos de acuerdo con el contexto en que se muestran.

Desde el punto de vista institucional, el contexto en que se muestra una exposición es también fundamental. ¿Qué diferencia existe, por ejemplo, en exhibir Bajo un mismo sol en Nueva York, en la ciudad de México o en Londres? Si esta exposición fue creada desde el “núcleo” para exhibir y adquirir obra de la “periferia”, ¿qué sentido tiene o qué otros sentidos adquiere al mostrarla en la periferia misma? Siendo el Distrito Federal la única ciudad latinoamericana en la que será exhibida, es necesario preguntarse si la exposición creará, por ejemplo, nuevos diálogos entre los artistas mexicanos con los artistas de la región y si logrará generar plataformas de consumo, difusión y desarrollo para el arte nacional y regional.

Desde el punto de vista curatorial, las repetidas fragmentaciones y discontinuidades a lo largo de la exposición muestran la dificultad, y las desventajas, de colocar una amplia constelación de prácticas y obras bajo una sola identidad “latinoamericana”. Mientras que por una parte la exposición logra construir un discurso crítico e irónico ante los modelos de homogeneización, por la otra continúa reproduciéndolos bajo el escrutinio de una institución estadounidense. Es necesario entender la multiplicidad del “otro” (en este caso, aquello que formaría parte del núcleo del arte contemporáneo internacional) como un grupo de conjuntos que, en algunas ocasiones, tiene más relación con el núcleo que con la periferia misma.


Bajo un mismo sol: Arte de América Latina hoy

Curada por Pablo León de la Barra

Museo Jumex

Miguel de Cervantes Saavedra #303, Colonia Granada, México, D.F.

19 de noviembre de 2015 – 7 de febrero de 2016

unmismosol.info

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

ARCHIVO

Shopping Basket