SInaloa

El hogar de los huidos

Por Zorayda Gallegos

Fotografías: Enrique Rashide Serrato

“Aquí todo es más duro: el agua, la luz, la escuela…”

Una comunidad entera huyó el día en que unos sicarios amenazaron con quemar el cadáver de un vecino durante su entierro después de matarlo delante de su esposa y sus dos hijos. Unos padres se fueron en cuanto hombres armados y encapuchados llegaron a su pueblo porque temían que sus hijos se convirtieran en hombres armados y encapuchados. Una mujer vio a su marido marchar a caballo una mañana hacia su milpa. Lo buscó un año sin encontrarlo. Tampoco a tres de sus hermanos y a dos de sus cuñados. Entonces ella también se marchó. Todos vivían en la sierra de Sinaloa y todos bajaron por el camino serrano hasta llegar a Villa Unión, el primer municipio a los pies de la montaña. Ahí, desde hace una década, empezaron a construir una comunidad de desplazados.

“Me voy a morir con la idea de que el culpable de esta tragedia es el gobierno”

Lo único que Pedro Labrador conserva de su comunidad, en la frontera entre Sinaloa y Durango, es la vieja camioneta que cambió por su casa para huir. Roque Vargas llegó a Villa Unión con unas pocas prendas de ropa y su nuevo hogar fue un cuarto de 18 metros cuadrados que compartió con su esposa, sus tres hijos, sus tres hijas casadas, sus yernos y sus nietos. A los desplazados les quitaron su raíz, los campos de maíz y frijol, y el gobierno les dio unas pocas despensas, láminas de aluminio y promesas incumplidas. 

“Uno siente coraje porque no sabe por qué”

Los viejos son los que más regresan a sus comunidades, aunque ahora sean pueblos fantasmas, porque prefieren morir en su tierra. Pero muchos permanecen en Villa Unión. Los grandes capos de la droga mueren y son capturados, pero la lucha en la sierra de Sinaloa, uno de los enclaves principales de marihuana y amapola de México, continúa. La elección, muchas veces, es la extorsión, la desaparición y el asesinato en casa o la supervivencia lejos del hogar. 

Para leer la historia completa visita
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Shopping Basket