Guía sencilla para entender la Reforma Laboral

Ilustración por @donmarcial
Ilustración por @donmarcial
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

México cuenta con una nueva reforma en materia de justicia laboral y libertad sindical que promete revolucionar las relaciones entre empleados y empresas para tener condiciones más justas.

La reforma publicada 1 de mayo en el Diario Oficial de la Federación busca dar cumplimiento a la reforma constitucional de febrero de 2017 y responde a la exigencia de los socios comerciales del Tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá como una condición para avanzar en la firma de los acuerdos. Con ello, se busca evitar que en México se continúe degradando el nivel de ingreso de los trabajadores y se creen condiciones de mayor competencia.

“Esa es una queja de los países socios del T-MEC. Eso es como si deprimiera el valor de los salarios para ser más competitivo y atraer la inversión de empresas de maquila y manufactura”, dice Joyce Sadka, investigadora del Departamento de Derecho del ITAM.

Uno de los argumentos por los que los salarios son bajos es que la producción no es alta, explica Joyce, pero aún con los niveles de productividad de México, los salarios son muy bajos.

“Los trabajadores llevan poco dinero a casa comparado con lo que es su productividad”, comenta la también investigadora del Centro de Investigación Económica.

A través de instrumentos de acceso a una justicia laboral más efectiva y representaciones sindicales que realmente sirvan a los trabajadores, se buscan mejorar las condiciones de los trabajadores en México.

 

Justicia Laboral

México inicia alrededor de 30,000 juicios por año a través de sus juntas de conciliación y arbitraje y aunque debieran resolverse en un plazo no mayor a tres meses, llegan a tomar hasta cuatro años, como documenta el estudio “Información y negociación a través de agentes: evidencia experimental de los tribunales laborales de México, publicado ej el National Bureau of Economic Research, en octubre de 2018.

La reforma busca crear un sistema más efectivo de acceso a la justicia laboral. Por ello, elimina las Juntas de Conciliación y Arbitraje como espacios para resolver conflictos entre empleados y empresas, ya que se encuentran bajo el control de los patrones o de los gobernantes en turno.

Estos se resolverán en tribunales de justicia laboral bajo el control del Poder Judicial a más tardar a partir de 2023.

Vicente Fernández Fernandez, profesor e investigador del Tec de Monterrey, considera que este cambio va a permitir “la profesionalización de la justicia laboral y la imparcialidad en los fallos, dado que las juntas siempre han estado sujetas a la presión patronal y al gobierno mismo”.

Pero advierte que “cuando se habla de grandes reformas, lo que trae de fondo son recursos (…) Habrá que ver qué tanto el gobierno está dispuesto a aportar dinero para ello, sobre todo en estos tiempos de austeridad republicana”.

 

 

Libertad sindical

En principio, la reforma crea mecanismos para que los sindicatos elijan de forma libre y secreta a sus liderazgos y se acuerden contratos colectivos del trabajo con el voto de los agremiados y no como una negociación entre cúpulas sindicales y empresa.

Estos procesos deben registrarse y aprobarse por el Centro Federal de Conciliación de Registro Federal, el cual llevará el control de los procesos en materia sindical y llevar el registro de los contratos colectivos de trabajo, entre otras funciones.

El objetivo es erradicar las prácticas de chantaje a las empresas y la creación de sindicatos llamados “de protección patronal”, que no son reales y solo se crean como estrategia jurídica para protección de las empresas.

“El problema es que en México sí hay mucha gente que es trabajador formal puede no estar sindicalizada y esos sindicatos no sirven de nada, no nos representa no hace una negociación colectiva real y no nos da casi ninguna prestación o condición de trabajo que realmente mejora la situación respecto al mínimo que da la ley”, explica Joyce Sadka.

Más de tres cuartas partes de los contratos colectivos de trabajo son una simulación y no le sirven al trabajador.

 

El sector informal queda pendiente

Lo que no va a cambiar esta reforma es las condiciones laborales de más de la mitad de la población económicamente activa y que se encuentra en el mercado informal, explica la investigadora Sadka.

Señala que si la justicia laboral funcionara mejor, podría haber mayores incentivos para que cada patrón registrara a sus empleados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) porque, en principio, tiene un alto costo no hacerlo.

Pero es común encontrar casos en los que se reporta al IMSS un monto inferior al que realmente percibe el empleado.

El reto de fondo que advierte la académica es que se haga un cumplimiento de la ley efectivo.

“Si las demandas laborales se vuelven mucho más eficientes, tal vez eso puede aumentar los incentivos de la formalización”, señala.

“En México tenemos un montón de leyes bastante ambiciosas que no se aplican”.

 

Los retos y los plazos

La reforma marca plazos para ponerla en marcha. Antes de octubre de este año, el Congreso debe aprobar la Ley Orgánica del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, órgano que será responsable de revisar alrededor de 500 mil contratos colectivos del trabajo en un plazo no mayor a cuatro años, explica David Kaplan, especialista senior en mercado laboral en el Banco Interamericano de Desarrollo, en El Economista.

Otro de los retos es que la reforma realmente se cumpla. Fernández Fernández considera que los líderazgos sindicales podrán hallar los mecanismos para seguir preservando las prácticas de control.

“Representa mucho poder y recursos, de tal manera que es probable que no estén dispuestos a dejarlos (…) Parece ser que en el corto plazo quedará una reforma en imagen porque de fondo, no creo que implique un gran cambio”.

El acuerdo comercial de México con Estados Unidos y Canadá deberán ser aprobados por los congresos de esos países.

Sadka advierte que uno de los reclamos del Congreso en Estados Unidos es que aprobar una reforma no es suficiente: “La tienes que aplicar”.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

ARCHIVO

Shopping Basket