La ideología de Paco Calderón

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Antes de recibir el premio Moors Cabot –entregado por la Universidad de Columbia desde 1939–, Paco Calderón, según cuenta esta nota de Reforma, definió a la caricatura como “el arte de la controversia”. Continuó: “Los lectores son el objetivo y el premio del periodismo”, dijo el caricaturista que publica en un periódico cuyo contenido es accesible solo mediante suscripción. “Les debo todo, en particular a los que desacuerdan conmigo”, afirmó. “Cada vez que me critican, sé que he hecho mi trabajo.”

La frase con la que remató Calderón es casi una declaración de principios que explica en buena medida la tendencia de sus cartones. El caricaturista se acurruca en el seno del lugar común y desde allí evade los cuestionamientos: a fin de cuentas, su único objetivo es “generar controversia”. Es una filosofía digna de adolescente con ínfulas de enfant terrible, pero difícil de entender en un dibujante de 55 años que publica desde hace treinta en los diarios de Grupo Reforma, una de las empresas periodísticas más grandes de México.

Pensemos en algunos de los cartones que ha publicado Calderón en torno a lo suscitado por la matanza de Ayotzinapa. Tomemos como primera muestra el del 9 de enero.

imagen_01

¿A cuento de qué vincula Calderón la consigna “Fue el Estado” con el islamismo extremo que cometió la masacre de Charlie Hebdo? ¿Cuál es el hilo que une, si es que existe, ambas expresiones? La primera, que alcanzó la popularidad masiva después de la marcha del 23 de octubre, pretende exigir justicia al sistema que planeó, permitió y ejecutó el asesinato de 43 maestros normalistas. La equiparación que hace Calderón es tramposa[i]: ¿cómo se compara la protesta contra la violencia con una expresión de violencia? Imposible saberlo: bajo el manto del “humor” –aunque, huelgue decirlo, el cartón no da risa–, el dibujante es libre de emitir falacias, de distorsionar. Vaya: de mentir. Desde donde lo ve Calderón, su compromiso no es ni con el humor ni con la verdad, sino con la controversia.

No es el único cartón en el que Paco Calderón ha vinculado las protestas con alguna clase de extremismo. Tan solo dos días después, Calderón publicó un “Manual de dudas”. Es difícil seguir el orden de ideas del cartón, pero aquí está:

imagen_02

Nuevamente, el escaso repertorio de Calderón echa mano de las únicas referencias visuales que parece poseer: el terrorismo islámico, el nazismo, el vandalismo, lo totalitario, lo dictatorial. Calderón ve todos esos males en la “izquierda”, ese ente inasible al que le urge vincular con una especie de Mal abstracto, provocador de innumerables resquebrajos. Por supuesto: ni una palabra contra los perpetradores de los crímenes que suscitan el descontento con las elecciones o con la impartición de justicia en México.

Es más: para Calderón, el responsable único de la masacre de Ayotzinapa no es otro que “la izquierda”, así, en abstracto. Así lo hace ver en “Por los caminos del sur”, cartón publicado el 23 de noviembre de 2014:

imagen_03

Calderón confunde y tergiversa, acaso maliciosamente (imposible saberlo), a los actores de un partido que se autonombra izquierdista con “la izquierda” como ideología. Esta generalización le permite a Calderón vincular a un partido que ha mostrado una ideología endeble, confusa, convenenciera, con la izquierda o las políticas de izquierda. En este caso, el PRD, una organización que ha albergado miembros y políticas de derecha en sus filas, un partido que sería impensable denominar colectivamente como “de izquierda” de manera seria, le sirve como herramienta para atacar a toda una ideología. Calderón no señala el sistema sino a los actores, de igual forma que aquellos comentaristas que insistieron en desvincular la tragedia de Ayotzinapa del Estado para exculparlo, aunque sea de forma retórica. La negación de las fallas sistémicas y la insistencia en su condición de “hechos aislados” es, además, un legado discursivo del sexenio calderonista.

El 13 de enero de este año Calderón hiló una vez más a la CETEG con el totalitarismo. El cartón: “Ariete”:

imagen_04

Otra vez Calderón persiste en su representación de los “rebeldes”: gordos, morenos, con dientes enormes y gestos salvajes. Para Paco Calderón la inconformidad es sucia, penosa, “de oso”: no muy diferente a la idea que esgrimen comediantes políticos como Chumel Torres. La protesta es vergonzante porque rompe el orden, la armonía. No importa que la origine una violencia salvaje, sino que esa violencia se quede allá, lejos, ajena a los que estamos acá, tranquilos. Calderón corona su caricatura con una esvástica nazi dibujada en el tenis del hombre que representa a la CETEG.

En ese sentido, Calderón –y un buen número de columnistas que se le suman– es heredero de una tradición de los medios impresos con varias décadas de existencia: la de la propaganda anticomunista. Ese miedo paralizante al “otro”, una estrategia que vincula a la izquierda con las estrategias del totalitarismo, Calderón lo encarna con aplomo: en sus cartones se lee de manera transparente el temor a que “la izquierda” perpetúe horrores fascistas. No solo eso: hay en sus trabajos un ingrediente racista –todos los inconformes son retratados con piel morena– y clasista –suele mostrar a los sectores que padecen pobreza con rasgos y vestimenta indígena– que lo revela como un caricaturista plenamente reaccionario. Paco Calderón no se preocupa por la violencia real –aquella que perpetran los organismos gubernamentales– sino por la simbólica –la de las protestas y las inconformidades. No le molestan los muertos a manos del ejército y la policía sino los vidrios rotos y los cuarteles incendiados.

Más allá de sus limitaciones formales –la escasez y repetición de recursos visuales, la casi total ausencia de humor– y de sus claras tendencias ideológicas –el repudio total a la izquierda, la discriminación racial–, los cartones de Paco Calderón perpetúan una idea nociva: que los rijosos son los otros, que la desigualdad existe solo para algunos, que esos algunos están así porque quieren. Esta ideología aparece disfrazada como “provocación” de la misma forma que otros esconden su sexismo bajo el manto de la “incorrección política” u ocultan su clasismo detrás del “humor”. La estrategia, aunque burda, resulta dañina, y encuentra eco en uno de sus más célebres lectores: el senador panista Javier Lozano, elogiador incansable de los cartones de Calderón –incluyendo aquellos que se permiten burlas tan grotescas como “el ayotzinapo de Schrödinger”:

La empatía: esa noción ajena.


[i]  Tramposa pero no única en su tipo: en su columna “Cámara Húngara”, publicada en Milenio Diario el 20 de diciembre de 2014, Hugo García Michel habló de “El Estado Islámico de Guerrero”: “Convertida en una especie de réplica región cuatro del Estado Islámico, la CETEG [Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero] actúa con ciego fanatismo y arrasa a todos aquellos que no están con ella.” García Michel, además, como Calderón mismo, ha perpretado la comparación en otras ocasiones, como cuando sentenció que las acciones de la CETEG se realizaban “al más cruel estilo de los nazis cuando marcaban judíos” (13 de diciembre de 2014). No están solos, naturalmente: Rafael Pérez Gay, en su columna “Prácticas Indecibles” –nombre preciso por lo demás–, ha equiparado los actos de la CETEG con “ritos fascistas” y, más aún, con los Jemeres Rojos de Pol Pot (12 de diciembre de 2014).


Corrección, 29 de enero de 2015: En su versión original el texto señalaba que Paco Calderón lleva treinta años publicando en “uno de los periódicos de mayor circulación en el país”–en realidad publica desde entonces en los diarios de Grupo Reforma.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Shopping Basket