La prensa sin publicidad oficial

Periodistas · Ilustración @donmarcial
La prensa sin publicidad · Ilustración @donmarcial

Actualmente, la libertad de expresión en México tiene dos grandes problemas: la violencia contra quienes hacemos de la información profesional nuestra forma de vida y la dependencia de los grandes, así como medianos medios de comunicación de la publicidad oficial.

La segunda de estas preocupaciones ha tenido auge en los últimos días, quizá meses. El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha anunciado que reducirá por lo menos en un 50% la publicidad en general y no está claro, bajo ninguna circunstancia, cómo será distribuida.

“Poquito porque es bendito”, ha dicho en varias ocasiones el mandatario respecto al presupuesto para publicidad oficial cuando alguien toca el tema. Esto es todo, o casi todo lo que sabemos. La reacción más dura han sido los cientos de despidos de colegas tanto en la ciudad de México como en el resto del país. Los dueños parecen estar dispuestos a salvar el negocio —hasta donde sea posible— paradójicamente despidiendo a los y las periodistas.

Quienes se quedan abordo hacen lo que pueden para cubrir la información ante puestos vacantes que no serán ocupados.  Sin duda alguna, esto terminará afectando a los ciudadanos porque ya no es posible profundizar sobre las noticias.  La crisis, en este rubro, es tremenda.

Y es tremenda también porque para desarrollar el periodismo de investigación, ese que realmente puede destapar asuntos de interés público se requiere de financiamiento, tiempo, libertad y periodistas capacitados quienes generalmente han sido los más experimentados.

Desde luego que apostar, nuevamente, a vivir de la publicidad oficial, a pesar de que sea menos, reproducirá un modelo inoperante. Sin embargo, esta vez, los cambios vendrán desde los y las reporteras que siguen en la calle: buscando nuevas formas de financiamiento, de ganarse de nuevo la confianza de la gente. En las democracias, el periodismo profesional es uno de los contrapesos del poder.

Esta publicación/plataforma ha sido posible gracias al apoyo del pueblo de los Estados Unidos a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Su contenido es responsabilidad de los autores y no refleja necesariamente el punto de vista de USAID o del Gobierno de los Estados Unidos de América.

Te puede interesar:

Shopping Basket