PARED HORIZONTAL

Los extremos de la prohibición: una charla en torno a la regulación cannábica

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

 

                              En el video, Jasiel Guerra habla sobre la regulación de la cannabis y Fundación Ananda.

A las doce de la noche se esperaban noticias desde el Senado. Las Comisiones de Justicia, Seguridad, Salud y Asuntos Legislativos habían prometido publicar un anteproyecto que marcaría el camino de la regulación de la cannabis en el pleno de la cámara alta. Así, con los ojos en los relojes y visiblemente emocionados, Jasiel Guerra, director de Fundación Ananda, Zara Snapp, cofundadora del Instituto RIA y José Manuel García-Vallejo, fundador de Autocultivo Medicinal en México, conversaron la tarde de ayer en Centro Horizontal sobre la anticipada regularización de la marihuana en nuestro país.

En efecto, los tres asistentes coincidieron en que el momento de la regulación nunca había sido tan propicio: «Ya no es solo la sociedad civil sino también el Poder Judicial quien está diciéndole a los demás Poderes que tienen que hacerlo,» subrayó Guerra. Por su parte, Snapp destacó: «Ésta es la mayor esperanza que tenemos desde que Felipe Calderón comenzó su guerra, el asunto por fin ha llegado a la agenda legislativa y es por eso que tenemos tanta urgencia: queremos que presenten algo concreto que podamos discutir y por lo cual podamos luchar como sociedad.»

 

«Hay que distinguir entre las drogas y la política de drogas»: Zara Snapp.

 

José Manuel García-Vallejo ha luchado precisamente por la regulación del autocultivo de la cannabis. Lo que comenzó como un búsqueda de medicamentos antiepilépticos lo llevó a involucrarse en la defensa del uso medicinal de la marihuana por medio de la fundación del colectivo AMEM. «Nosotros buscamos una vía alterna al suministro de canabinoides terapéuticos. Porque ahora lo único que existe es un mercado gris en el que los productos que te encuentras pueden estar bien hechos, basados en estudios, o también llevarte al hospital. La idea es que con el autocultivo no tengas que depender de las calidades de terceros», explicó el ingeniero industrial de profesión y circunstancial activista.

 

«La única forma de normalizar el consumo es tomándolo como normal»: José Manuel García-Vallejo.

 

Guerra también tiene experiencia en la lucha por la regulación de la cannabis . Como director de la Fundación Ananda y del Club Cannábico Xochipilli, ha abogado por proporcionar atención médica cannábica y servicios jurídicos a la sociedad, allanando así los caminos por medio de los cuales ejercer el derecho al libre desarrollo de la personalidad. Si bien hasta ahora uno de esos caminos ha sido el de los amparos colectivos, Guerra apuntó que no tendrían que ser prioritarios: «Los amparos han sido lo que nos ha llevado a poder tener esta discusión, pero nuestros derechos no deberían de pelearse.»

 

«Los amparos han sido lo que nos ha llevado a poder tener esta discusión, pero nuestros derechos no deberían de pelearse»: Jasiel Guerra.

 

A nivel de mercado, Snapp insistió en que la regulación debe tener como base el concepto de justicia social. En este sentido, mencionó las figuras de los ejidos y las cooperativas como alternativas a modelos de negocio, como las empresas estatales, que restrinjan los derechos de los consumidores. Además, Snapp apuntó que la regulación no sólo traería beneficios económicos sino también sociales y democráticos: «Entrar al mercado legal permitirá bajar los márgenes de riesgo y los costos relacionados a un mercado ilegal. El Estado ganaría en recuperación de impuestos, en venta de permisos y licencias. Veríamos una redistribución. El dinero que se ha usado para corromper a las instituciones llegaría al Estado por una fuente legal y nosotros como ciudadanos podríamos exigir procesos participativos. Esa es la construcción de la democracia.»

Todos los ponentes defendieron la necesidad de regular por la paz, tanto en los hogares como en el país: «El primer paso es en casa, salgamos del clóset cannábico. Reconocer el tema y hablar al respecto ayudará a que ya no sea un tabú,» exhortó García-Vallejo. Porque, en última instancia, el prohibicionismo y las políticas de drogas han propiciado la misma violencia que decían querer erradicar. Al respecto Snapp insistió: «No podemos esperar. Hay gente muriendo por la violencia, la esperanza de vida en México para hombres jóvenes está bajando. Esto es un tema de salud pública. La decisión prohibitiva del Estado ha creado la violencia, no la marihuana. Está perfecto que López Obrador diga que ya no hay guerra, pero lo que hemos visto esta semana lo refuta.» En efecto, unas horas antes Culiacán se encontraba sitiada.

 

 

La pared horizontal es el espacio donde nuestros invitados “firman” su paso por el centro horizontal. Les hacemos una pequeña entrevista sobre temas de actualidad y la ponemos en este lugar.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Shopping Basket