Mexico.com: una historia de violencia e injusticia laboral

Hablamos hoy porque creemos que es necesario. Hablamos hoy porque es indispensable transparentar lo que sucedió en mexico.com. Y hablamos hoy, sobre todo, porque estamos seguros de que la breve historia que vivimos en este medio no es más que el fiel reflejo de otra de las ya muy diversas violencias que hoy enfrentan el periodismo y los periodistas mexicanos.

Todos quienes hemos decidido firmar este texto hemos pasado gran parte de nuestra larga o corta trayectoria laboral en distintos medios de comunicación, algunos nos han dado un trato laboral digno y legal, mientras que otros han rozado los límites de la ilegalidad y la precarización; sin embargo, el agravio que hemos vivido en mexico.com por parte de su dueño, Juan Mactzil Trejo Cervantes (conocido como Max Trejo), ha rebasado cualquier límite. Unos límites en los que la ilegalidad y el abuso; la deshonestidad y la reiterada mentira; el engaño, la trampa y la prepotencia fueron creciendo día a día hasta convertirse en una situación intolerable.

Como gremio hemos escuchado a muchos de nuestros compañeros quejarse del hecho, cada vez más frecuente, de que la cadena de maltrato comienza, triste y sorprendentemente, en las oficinas de nuestros patrones; y este fue el caso de mexico.com, un medio que violentó, entre otras muchas cosas, nuestro derecho humano y laboral más básico: el del pago de nuestros salarios. 

En mayo de 2018, la mayoría de nosotros fuimos contratados para trabajar en mexico.com por Max Trejo, quien funge como Secretario General del Organismo Internacional de Juventud para Iberoamérica (OIJ) desde 2016.  

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

«Protegiendo los derechos de los jóvenes vamos a llegar a ese lugar de equidad, de justicia social, y de dignidad para garantizar el desarrollo sostenible y el protagonismo de las personas jóvenes.» @maxtrejocervantes. Escucha el balance que hace de nuestra participación en el #YouthForum de #ECOSOC, del centenario de la @ilo_newyork, en los Side Event, para empoderar a las personas jóvenes. Así, OIJ aportó la visión de garantizar los derechos de la juventud y el empoderamiento económico, en una semana intensa de trabajo con aliados de toda Iberoamérica y el mundo. #Youth2030 #Alianza2030 #desarrollosostenible #sostenibilidad #ILO100 #participación #protesta #propuesta #justicia #igualdad #ddhh #Juventud #jovenes

Una publicación compartida por OIJ (@oijdigital) el

Este proyecto periodístico prometía en su ‘Manual de Bienvenida’ no solo respetar de manera cabal nuestros derechos como profesionales de la comunicación, sino convertirse en el primer medio en México en transparentar totalmente sus cuentas anuales, tal como lo hace en España eldiario.es, un digital de gran prestigio dirigido por Ignacio Escolar, con el que presumió tener una alianza estratégica.

Cuando Max Trejo se presentó por primera vez en la redacción, nos dijo que, aparte de su alianza con eldiario.es, también tenía otros dos medios aliados a nivel internacional: The Guardian y The Washington Post, a este último se le había contratado Arc, el Content Management System (CMS) para publicar el contenido.  

Así pues, este empresario de pronto irrumpía en el sector de los medios de comunicación en México como un emprendedor que traía bajo el brazo un “gran” proyecto editorial. 

La verdad es que públicamente había muy pocas referencias de Trejo en nuestro país, ya que en los últimos años residía gran parte de su tiempo en España por su labor al frente de la OIJ. Precisamente en la web oficial de este organismo, con oficinas en Madrid, Max era definido como “emprendedor tecnológico mexicano —con más de 12 años de experiencia— comprometido con los jóvenes…”. La web de la OIJ, que forma parte de la Secretaría General Iberoamericana (un organismo oficial al que contribuyen con presupuesto los Estados miembros), también dice que Max lidera un proyecto llamado “México en Red”, que es “la primera plataforma digital de prensa, radio y televisión para menores de 45 años”.

En resumen, no había algo que nos hiciera dudar de que el dueño de mexico.com era una persona de la que se podía confiar. Él —junto con su equipo administrativo, conformado por Daniel Rodríguez y Mario Fernández— se comprometió a contratarnos con todas las prestaciones de ley, además de un seguro privado de gastos médicos mayores. 

Bajo estas condiciones fue que un grupo de 30 periodistas fuimos contratados para crear y trabajar en la redacción del sitio web de noticias mexico.com. 

El 4 de junio, solo un mes después de haber sido contratados, ya habíamos lanzado el sitio, aún sin la entrega de nuestros contratos de trabajo firmados. Con toda la inversión detrás del proyecto, pensamos que no teníamos motivos para desconfiar. 

En el lado editorial, desde las primeras publicaciones dejamos claro cuáles serían nuestras prioridades: “No tenemos intereses políticos, pero no nos callamos ante situaciones que consideramos insostenibles, como violencia de género, falta de derechos en la comunidad LGBT+, corrupción, ecocidio, pobreza, violaciones a los derechos humanos, desigualdad, racismo y otros problemas que nos corresponde cambiar a todos”.

 

 

El trabajo del equipo de diseño, programación y video fue fundamental para marcar una identidad. 

Pronto pusimos el ojo en los feminicidios de menores y en los logros de mexicanas como el de la corredora rarámuri Lorena Ramírez, quien ganó tercer lugar en un ultramaratón en España.

Nuestra primera nota viral puso el foco en la revictimización que se estaba haciendo de Sirena, una joven mexicana víctima de feminicidio en Costa Rica. Días más tarde llegaría el hallazgo del Escuadrón Cannábico, que vendía marihuana en pleno Paseo de la Reforma.

Nuestra pequeña audiencia se iba haciendo cada vez más grande y nos marcaba el camino que debíamos seguir. Nos dejó ver en dónde estaba su interés, qué era lo que quería ver, leer y entender, y le hicimos caso.

Tras la premura que rodeó el lanzamiento del sitio, en septiembre de 2018 estábamos listos para publicar nuestras primeras investigaciones. Una serie de reportajes sobre el acoso que sufren las estudiantes de preparatoria en la CDMX por parte de sus profesores fue retomada por al menos 40 medios entre radio, TV, nativos digitales y prensa escrita. El #MeToo, al que dimos una amplísima cobertura, llegaría a México el siguiente año. 

Ese mismo mes exigimos a Max Trejo que nos entregara nuestros contratos, los cuales permanecieron durante meses arrumbados en el suelo de una de las oficinas. Como si fueran basura. 

A falta de inscripción ante el Instituto Mexicano del Seguro Social, sin justificación legal alguna, nos dieron una póliza de seguro de gastos médicos mayores, pero precisamente en este punto se dio uno de los mayores agravios a los empleados de mexico.com. Seis meses después de habernos entregado estos seguros, y tras la hospitalización de uno de nuestros compañeros, quien sufrió un accidente, nos dimos cuenta de que este seguro solo se había pagado un mes por parte de la empresa. Es decir, nuestros seguros no tenían validez alguna, y nadie nos había informado que se dejaron de pagar las pólizas.

Todo el equipo trabajó durante meses con la confianza de que estábamos respaldados para hacer todo tipo de coberturas. Se hicieron viajes a Chiapas para seguir a la caravana migrante, o a zonas peligrosas del Estado de México y dentro de la propia Ciudad de México, siempre pensando que existía un respaldo médico.

A partir de septiembre de 2018, es decir, solo a cinco meses de haber arrancado el proyecto, comenzó el retraso en el pago de nuestros salarios, la negativa por parte de la empresa a darnos nuestros comprobantes de recibos de nómina y de prestaciones de ley, así como los aguinaldos. 

Editorialmente seguimos avanzando pese a las circunstancias de la empresa, ya que el equipo gerencial nos informaba que se trataba de “errores” típicos de una startup, que pronto se solucionarían. 

En octubre publicamos ‘México diabético’, una primera alianza con Mexicanos Contra la Corrupción. Este reportaje fue finalista del Premio Roche de Periodismo en Salud, que entrega la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. También creamos la serie de reportajes sobre homicidio en conjunto con medios internacionales como The New York Times en Español, El País América, Fusión y Dromómanos, y el think tank México Evalúa.

Un mes después publicamos el especial 108 defensores del medio ambiente asesinados en México, el cual obtuvo una Mención Especial en la segunda edición del Premio Breach/Valdez de Periodismo y Derechos Humanos.

La fricción por el retraso en los pagos desembocó en un cambio de director editorial en febrero de este año; el día 11 de ese mes fue la última vez que Max Trejo habló con el equipo. En esa reunión en las oficinas de la empresa, nuevamente se comprometió, ante todos los trabajadores de mexico.com, a solucionar los problemas. 

Mientras tanto, el medio seguía creciendo. Los objetivos de posicionamiento en mesas hard y soft, así como el cumplimiento de metas de crecimiento en audiencia se lograban mes con mes. Hicimos una cobertura en los Premios Oscar desde Los Ángeles, para la cual fuimos de los pocos medios mexicanos que obtuvieron acreditación. 

Pero la satisfacción que nos daba nuestro trabajo, en una redacción ilusionada, con ganas de hacer buen periodismo y con una relación basada en la solidaridad, iba menguando tras las promesas incumplidas.

Los adeudos a las agencias de noticias y al Washington Post hicieron que nos quedáramos sin poder publicar contenido durante todo el mes de abril de 2019. Aunado a ello, cada vez con más frecuencia se nos impedía el acceso a nuestras oficinas por la falta de pago del alquiler. 

Llegados a este punto, muchos se preguntarán: ¿Por qué aguantamos todo esto? No hay una respuesta única.

El equipo de mexico.com lo conformaban más de 30 profesionales, cada uno con distintos compromisos familiares y necesidades, muchos de los cuales habíamos dicho adiós a trabajos de años, y quisimos apostar por este proyecto en el que diario hacíamos un periodismo del que podemos sentirnos orgullosos. Trabajamos más de un año con admiración por nuestros compañeros, y con la esperanza de que nuestro oficio contribuyera a hacer de México un país mejor.

Hoy el señor Max Trejo continúa violando nuestros derechos laborales básicos; y mientras a muchos de nosotros nos adeuda meses de salarios, lo escuchamos dar discursos públicos en foros internacionales a favor de la juventud y del trabajo “digno y decente” en su calidad de secretario general del OIJ. 

Lo hizo en febrero y junio de este año junto a Luisa María Alcalde, secretaria del Trabajo y Previsión Social, una autoridad que precisamente vela por el cumplimiento cabal de nuestros derechos como trabajadores, y en julio con Maximiliano Reyes, subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

 

Mexico.com statement

Mexico.com statement

Hoy como gremio, alzamos la voz y lanzamos un aviso a nuestros compañeros. Claramente nos pronunciamos en contra de la precariedad laboral que enfrentamos, y del intolerable abuso que muchas veces se da por parte de los dueños de los medios.

Creemos que situaciones como estas no solo no se deben permitir, sino que se deben denunciar públicamente, más aún en un país en el que los periodistas somos violentados de muchas maneras hasta llegar al desolador panorama que hoy tenemos enfrente. Esto es una alerta para el gremio, únete a decir “Ya basta”.

Firman

  1. Martín Andrade Godínez, coeditor de Audiencias
  2. Carlos Carabaña Ruíz del Árbol, reportero
  3. Pamela Caraveo López, community manager
  4. Karla Casillas Bermúdez, jefa de información
  5. Eugenia Coppel Ochoa, reportera
  6. Daniela Díaz González, coeditora de Hard news
  7. Ana Grimaldo Santana, coeditora de Soft news
  8. Natalia Gutiérrez Ávila, editora de Audiencias
  9. Alejandro Guzmán Rodríguez, coeditor de Hard news
  10. Antonio Hernández Hernández, coeditor de Hard news
  11. Saúl Hernández Torres, reportero
  12. Pablo León Arce, director editorial
  13. Daniela López Guadarrama, ilustradora
  14. Francisco López Jiménez, animador
  15. Omar Lozano Mendoza, editor de portada
  16. Juventino Montelongo Quiroz, redactor
  17. Cecilia Nieto Méndez, community manager
  18. Elsa Núñez Cebada, coeditora de Soft news
  19. Luis Pérez Aguilar, productor audiovisual
  20. Fernanda Ramos Pintle, redactora
  21. Erick Revelo López, realizador audiovisual
  22. Sergio Rincón Romero, reportero
  23. Daniela Salazar Becerril, coeditora de Soft news
  24. Cristina Salmerón Arroyo, editora de Soft news
  25. Pilar Sánchez Cruz, social media strategist
  26. Nadia Sanders Vázquez, editora de Hard news
  27. Ximena Sosa Mosquera, desarrolladora
  28. Omar Torres Bobadilla, jefe de Producto
  29. Mael Vallejo Guerra, director editorial fundador
  30. Marcela Vargas Reynoso, coeditora de Soft news
  31. Adán Vega Pineda, ilustrador
  32. Daniel Lizárraga, columnista

 

Esta publicación/plataforma ha sido posible gracias al apoyo del pueblo de los Estados Unidos a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Su contenido es responsabilidad de los autores y no refleja necesariamente el punto de vista de USAID o del Gobierno de los Estados Unidos de América.

Te puede interesar:

Shopping Basket