Miguel Ángel Mancera a tres años: diez cosas que debes saber

Fracasos, deudas y promesas pendientes del jefe de gobierno de la ciudad de México a la mitad de su administración.

| Te explicamos

El jefe de gobierno del Distrito Federal presentó el jueves 17 de septiembre su tercer informe de gobierno. Llegó a la mitad de su mandato con el prestigio alicaído y una agenda que parece no ser suficiente para alcanzar la nominación presidencial.  

– El margen de aprobación del jefe de gobierno era mayor al 70% al comienzo de su administración; ahora se encuentra por debajo del 40%. [Shaila Rosagel / Sin Embargo]

– El jefe de gobierno, al ser cuestionado sobre estos datos, atribuyó la caída de su popularidad a las movilizaciones de los maestros, pero también a la fallas en la Línea 12 y a la “forma de entender el Hoy No Circula”. [Apro] [Heliodoro Cárdenas / Milenio]

– En su informe (o en las entrevistas que dio a propósito de su informe), el jefe de gobierno hizo varias promesas en materia de urbanismo. Vale la pena tomar nota de algunas de ellas: “la construcción de más líneas de Metrobús, ampliaciones del Metro y corredores de transporte, conclusión de los trabajos del Circuito Interior en la calzada de Tlalpan y Río Mixcoac, la construcción del corredor Chapultepec, y poner freno a las construcciones irregulares”; la defensa de los terrenos del viejo aeropuerto para beneficio de los que habitan en los alrededores; el alto a la construcción de viviendas en el predio La Mexicana, de Santa Fe, y su transformación en un parque; la ampliación de los corredores de transporte para sustituir entre 12 y 13 mil microbuses; el anuncio de una convocatoria de expertos para hacer un nuevo plan general de desarrollo urbano. [Penélope Aldaz / El Universal]

– Un foco rojo se hizo explícito cuando Mancera declaró que se invertirán 500 millones de pesos para mejorar la segunda sección de Chapultepec y convertirla en un “parque de primer mundo”. Una parte o toda la inversión (no quedó claro) provendrá de la iniciativa privada, “sin que esto signifique una privatización”, señaló el mandatario en entrevista a Milenio. La sola mención de la palabra “privatización” causó escozor entre algunos urbanistas del D.F. [Ilich Valdez / Milenio]

– Sobre el polémico proyecto del Corredor Cultural Chapultepec, el jefe de gobierno explicó que la decisión de si existirá un tramo elevado o no se tomará siguiendo los resultados de la consulta del próximo 27 de septiembre. Si el proyecto funciona, sin embargo, podría repetirse en otro lugares, como Iztapalapa. De hecho, son 13 los potenciales parques lineales elevados que se siguen proyectando para distintas zonas de la ciudad. [Penélope Aldaz / El Universal] [Héctor de Mauleón / El Universal]

– Mancera no negó cierto repunte en la inseguridad; sin embargo, dio un par de excusas para el caso: 1) que la delincuencia no es propia, sino externa (aunque opere en el D. F.); 2) casi intuitivamente, atribuyó algunos de los problemas de seguridad a los 6 mil o 7 mil presos que han sido liberados “por el nuevo sistema enjuiciamiento penal”. Son afirmaciones polémicas y categóricas que deben revisarse con cuidado. [Heliodoro Cárdenas / Milenio]

– Entre los logros en materia de política social, Mancera subrayó ante la prensa la iniciativa de ley “Médico en tu Casa”, que formaliza un programa de visitas domiciliarias de salud que ya se lleva a cabo. Es un nuevo servicio público interesante, cuyo funcionamiento en el largo plazo habrá que evaluar. [Noticieros Televisa]

– Una noticia inesperada fue que el jefe de gobierno dijo que seguirá empujando en el Congreso de la Unión dos de sus iniciativas más ambiciosas: el alza del salario mínimo y la aprobación de la reforma política del Distrito Federal. Extrañamente, atribuyó la parálisis de ambas propuestas al Partido Acción Nacional, cuando es en realidad el Partido Revolucionario Institucional (y su coalición) quien cuenta con la mayoría para apoyar las dos iniciativas. Esto retrata a Mancera como una suerte de rehén del PRI que prefiere no mencionar a ese partido por su nombre. [Entrevista / La Jornada]

– Mancera es indudablemente uno de los pocos políticos visibles de la izquierda, pero notablemente uno que se ha negado a asociarse demasiado con la izquierda partidista. Aunque existe cierta cercanía entre el jefe de gobierno y algunas figuras del PRI, como Aurelio Nuño, quien estuvo en primera fila del informe, Mancera casi siempre ha preferido presentarse como ciudadano o como independiente.

– Ante la pregunta de su posible candidatura presidencial, respondió que “en 2018, no sé si iré por izquierda o por independiente”. [Benjamín Flores / Proceso]

– La anterior es una posición que puede beneficiarlo frente a cierto electorado, pero también dañar su reputación al interior de los partidos de izquierda, donde desde hace ya tiempo se le percibe como un personaje cada vez más alejado de la tradición de izquierda que ha acompañado a los gobiernos de la ciudad desde finales del siglo XX. ¿Cuál sería entonces el destino político de Mancera para el 2018 si no logra volver a acercarse a la izquierdas, sobre todo a Morena y a esa izquierda capitalina que en esta elección decidió ya no votar por él? [Democracia Deliberada / Animal Político]

Artículos relacionados