Ni Roma ni Condesa, el Centro será otra cosa

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

A veces dicen que el Centro se está “gentrificando”. Hay, por supuesto, una discusión académica al respecto[1] pero, al margen de esta, no siempre es claro a qué se refieren con ello los que no participan directa y activamente de esa discusión. A veces añaden que se están abriendo restaurantes y bares de interés para los hipsters que pueden pagarlos. Con el Downtown, el Barrio Alameda, el Limosneros –qué nombre se fueron a escoger– y un renovado interés por algunas cantinas que contaban con la decoración del performance romacondesa antes de que los hipsters nacieran, parecerían tener razón. Pero ¿es eso a lo que nos referimos con gentrificación? Habría que empezar diciendo que el Centro Histórico de la ciudad de México nunca ha dejado de tener establecimientos atractivos y solo accesibles para clases medias y altas.

La cosa es que abrieron una barbería –ya no les decimos peluquerías–, de esas con piso de duela, sillas elegantes y hasta una cafetera rimbombante. Podría estar en la Juárez o en Polanco, pero en realidad está en Roldán, en el corazón del núcleo antiguo de La Merced. Luego entonces, el Centro se está gentrificando, porque en La Merced no veíamos ese tipo de establecimientos en décadas. Sin embargo, si uno camina por el mismo rumbo en la noche, no tiene la sensación de estar ni remotamente cerca de Orizaba equina con Álvaro Obregón. ¿Y caminar por, digamos, Madero en la noche nos remite a, por ejemplo, el circuito de Ámsterdam? La vida nocturna de Madero entre Eje Central e Isabel la Católica, junto con sus calles aledañas, no es de restaurantes “de autor” ni de bares de diseño. Más bien hay cadenas locales e internacionales de restaurantes o taquerías, bares de gran capacidad. No sé si este ambiente es el de un barrio “gentrificado”. Y ni qué decir de lo que sigue de Isabel a Católica hacia el Zócalo: si no hay evento, el camino hacia la plaza mayor de la capital mexicana se abre como boca de lobo para concluir en una plancha de concreto que abruma e invisibiliza casi cualquier actividad que esté ocurriendo ahí.

Algunos sospechan que la gentrificación se cuela en el Centro a través de un proceso de redensificación. Esto es que, luego de reportar sistemáticamente una disminución de población desde la década de 1980, finalmente se está regresando a poblar el Centro de forma notable. El único problema es que los datos aún no respaldan de forma concluyente esta sospecha. El contraste entre los censos del INEGI de 2000 y 2010 muestra, sí, un crecimiento del 3% en la población de la delegación Cuauhtémoc, mientras que este es de 1% para el conjunto del Distrito Federal. Sin embargo, cuando se observa solo a nivel de la colonia Centro, lo que aparece es el abandono y uno dramático: 8% de habitantes menos para el mismo periodo. Aún así, solo dentro de un conjunto de 40 manzanas del perímetro A, las autoridades celebran el registro de un incremento del 7% en la población. Por supuesto, hay mucha ansiedad por conocer las estimaciones que se desprenderán del Conteo Nacional de Población y Vivienda que se está levantando a lo largo de este año. Los resultados nos podrán avivar o complejizar este debate entre repoblación o gentrificación.

Lo que no pasa por alto es que la discusión en torno a la gentrificación del Centro se circunscribe, por supuesto, al intenso conjunto de renovaciones que se han dado en la demarcación. Pero ¿desde cuándo? Desde que se puede hablar del Centro como un casco antiguo de la ciudad de México, las renovaciones han sido constantes y desde imaginarios distintos. Siguiendo al antropólogo urbano Vicente Moctezuma, que también estudia –en y– el Centro Histórico, conviene pensar este proceso desde que las renovaciones adquirieron la función de “desvanecer lo popular”[2]. Ya en 2001, con la aparición del empresario Carlos Slim en el mapa comprando una gran cantidad de inmuebles, se observaron algunos adoquinamientos y embellecimiento de edificios –lo que le ha dado a Slim una centralidad en los discursos sobre la renovación del Centro Histórico. Pero no debe olvidarse que es hasta 2008 que se observa la implementación sistemática de diferentes proyectos dirigidos desde el gobierno del Distrito Federal. Por supuesto, la transformación más profunda, y tal vez la más determinante, ha sido la progresiva expulsión del comercio informal en diferentes etapas. Sin embargo, también desde entonces hemos visto peatonalizaciones, renovaciones de plazas y la llegada del Metrobús y de las bicicletas –y en puerta está la implementación de proyectos para la transformación de La Merced y el barrio de San Juan.

Estas transformaciones y la notable alianza entre empresarios y gobierno local, a veces dicen, responden a un nuevo modelo de gobernanza urbana neoliberal, en la que se busca la comodificación del patrimonio, a través de su privatización. Se trata de, progresivamente, crear un parque temático destinado a diferentes formas de consumo que beneficien los bolsillos de unos cuantos. Y, bueno, como ya se dijo, suena y resuena que el Centro lo está comprando Carlos Slim, que ya tiene más de ochenta edificios que poco a poco destina a servicios o habitaciones de lujo.

El asunto es si gentrificación y neoliberalismo son conceptos que nos permitan entender lo que está pasando en el Centro Histórico. Yo creo que no –y pretendo pasar los siguientes años de mi vida investigándolo–, al menos no de forma suficiente. Hay algo más. O tal vez, junto con ello, algo más está emergiendo.


Sueños de una ciudad-museo

En 1982 Arturo Llorente, primer vocal del Consejo del Centro Histórico, dictó una conferencia en la Academia Mexicana de Historia y Geografía. Se trató de la primera presentación en público del “Programa del Centro Histórico”, dos años después de que el gobierno de José López Portillo hubiera decretado el extenso perímetro de 9.7 kms2 como zona patrimonial. Digamos que si el decreto fue el nacimiento del Centro Histórico, la conferencia de Llorente fue su bautizo o presentación en sociedad. Hace 35 años el casco antiguo de la ciudad de México se convirtió en “Centro Histórico”, todavía en los últimos minutos de un Estado de bienestar nacionalista regido por un sistema autoritario de partido único.

Resulta elocuente leer a Llorente describir el Centro Histórico. De entrada, el titular del organismo burocrático encargado de gestionar el Centro Histórico era llamado “primer vocal”. Hoy, para la misma demarcación, contamos con una “autoridad” y un director de un fideicomiso. Hace 35 años el Consejo del Centro Histórico era un organismo que se vinculaba directamente a la presidencia de la República a través de una cadena de mando perfectamente vertical que incluía al regente del Distrito Federal, al secretario de Obras Federal, al rector de la UNAM y, por supuesto, al propio presidente como cabeza del Consejo. Llorente era, entonces, una suerte de vicario de uno de los programas “culminantes” de toda la administración. El Centro Histórico era parte del proyecto de nación.

Llorente era un político disciplinado y exitoso en su inserción en el sistema priísta. Veracruzano, abogado, gozaba de una carrera notable: lo mismo era legislador o alcalde que rector de la Universidad Veracruzana. En el Distrito Federal, además de representar en diferentes cargos legislativos a su entidad de origen, también desempeñó cargos públicos. Así, a sus 60 años, su trayectoria fue premiada con este cargo que tenía mucho de honorario para una administración que privilegiaba discursivamente los proyectos nacionalistas y educativos.

En sus palabras se escucha un lenguaje florido, absolutamente anacrónico en la voz de un político de hoy en día. Al hablar del Centro Histórico frente a la Academia Nacional de Historia y Geografía, erigida en una especie de consejo de notables, Llorente emplea todas las figuras retóricas a su alcance para dotar de sacralidad ese momento. Se habla de algo importante pues, como dice en diferentes momentos, el Centro Histórico es una área donde están proyectados los fundamentos de la nación mestiza.

El Centro Histórico fue concebido como un espacio para la educación de los mexicanos en su propia historia e identidad. El patrimonio albergado en el extenso perímetro buscaba acompañar de forma activa a un conjunto de expresiones artísticas y culturales. La utopía de Llorente era la de una “ciudad-museo”. Apenas se le escapa una referencia a que, dentro de los beneficios de llevar a cabo el programa del Centro Histórico, podría estar el de un incremento en la “corriente turística”, con derrama a la economía nacional. Es decir, se rehúyen las referencias a una explotación comercial del patrimonio y se sugiere que, en caso de haberla, los beneficios serían para todo el país. El contraste con los discursos que se emiten ahora desde la Autoridad del Centro Histórico son por demás notables: hoy se habla de inversión y turismo para la reactivación de la comunidad. Hoy se disputa precisamente la idea de Llorente de que el Centro Histórico sea una “ciudad-museo” y lo que se busca es, dicen, una “ciudad viva”. Hoy, pues, es algo distinto. Pero ¿qué tanto? ¿Es esa cosa neoliberal y gentrificada lo que lo ha venido a sustituir a aquella “ciudad-museo”?


Un laboratorio de vida urbana

Lo que argumento es que las transformaciones del Centro Histórico, tanto en su intensidad como en su sentido específico, involucran una nueva manera de socializar la relación con el espacio urbano, en especial con uno de carácter patrimonial. Una socialización que definitivamente está cruzada e impactada por el cambio de modelo económico-político, pero cuyos efectos imponen lógicas nuevas e inesperadas. Es decir: no niego los desplazamientos, el desvanecimiento de lo popular, el acceso inequitativo a los espacios, el enriquecimiento de privados que explotan bienes y servicios que bien podrían ser públicos. Tampoco niego la posibilidad de que estas transformaciones convoquen a una clase media-alta globalizada que implanta las prácticas y hasta estéticas que encuentra en las ciudades de moda. Pero atiendo las resonancias que persisten de aquel discurso de Llorente: el Centro Histórico mantiene aún hoy una importancia central en los imaginarios nacionales, algo tiene que sigue siendo un asunto de Estado, algo hay en él que educa y edifica. El Centro Histórico nos importa mucho y a muchos. No puede ser la Roma ni la Condesa. Si bien hoy los modelos de gobernanza son distintos y la participación de capitales privados es notable, no es claro que el Estado haya perdido el control del Centro Histórico. Por el contrario: hay una amalgama que se vincula desde las apropiaciones populares más locales del espacio y las lógicas empresariales hasta los discursos globales de patrimonio, de centros históricos e incluso de movilidad peatonal como vehículo de inclusión.

El Centro Histórico no es el único pero sí uno de los más privilegiados laboratorios donde se está expresando y transformando nuestra manera de relacionarnos con la calle y con los que nos encontramos en ella. El cambio está ocurriendo ahora mismo, con implicaciones que comienzan a ser visibles pero todavía no son claras. Y así como esperamos con ansiedad los datos del conteo 2015, también esperamos ir profundizando nuestro conocimiento sobre las nuevas disputas, las apropiaciones, las negociaciones, las prácticas y los significados de lo que está pasando en la ciudad a través de la relación de sus habitantes y visitantes con el Centro Histórico.


Notas

[1] Por ejemplo, Díaz Parra, Ruben (2014), “La transformación del Centro Histórico de la Ciudad de México. ¿Gentrificación o repoblamiento?”, XII Coloquio y Trabajos de Campo del Grupo de Geografía Urbana (AGE). Disponible aquí.

[2] Moctezuma, Vicente, 2015, “La renovación urbana del Centro Histórico: ‘desvanecer lo popular’”, ponencia presentada en el simposio 110 del Congreso ALA, ciudad de México.


(Foto cortesía de iivangm.)

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

ARCHIVO

Shopping Basket