Proyecto Puente: investigación contra la censura

Proyecto Puente - @donmarcial
Proyecto Puente - @donmarcial

¿Cómo es hacer periodismo en un estado donde cualquier contenido publicado, que no haya salido de alguna oficina de comunicación social, es considerado como un ataque?

Las voces más tradicionales de Sonora dirán que es fácil, pues basta con omitir información o hacerse “de la vista gorda” aunque las verdades sean incómodas y evidentes.

Para Proyecto Puente, medio de comunicación independiente que desde su nacimiento en 2010 se rehusó a la alineación y a los esquemas convencionales del periodismo “de la vieja escuela”, ha sido una labor complicada.

Esta complejidad se ha reflejado en 20 campañas negras en contra de su director y en diversos agravios a miembros de su equipo a raíz de la publicación de reportajes de investigación y de cuestionamientos críticos en el noticiero.

Los ataques han provenido tanto del Gobierno de Sonora como de grupos de poder del mismo estado que malinterpretan el quehacer periodístico que Proyecto Puente realiza desde la ciudad de Hermosillo.

Como su nombre lo indica Puente busca conectar, construir y ser un camino. “Significa modernidad, te ayuda a avanzar”, asegura Luis Alberto Medina Acosta, director y fundador del medio.

Cuenta que en 2009 -cuando vivía y trabajaba en la Ciudad de México- le surgió la idea de crear un medio de comunicación digital para Sonora, pues en ese momento no había propuestas de ese tipo.

“Que fuera algo vanguardista, de investigación, combinado con radio y que tuviera análisis, debate, con tendencia a Internet y redes sociales, creemos que el medio debe tener valores y que no puede entregarse al gobierno en turno”, explicó Medina, quien en ese entonces tenía 29 años de edad.

Primero en AM, con la cadena Radio SA, y después en FM con grupo Uniradio Proyecto Puente comenzó a destacar del resto de las opciones informativas por mezclar además de información diaria con periodismo de investigación y análisis: un formato que en ese entonces no había en Sonora.

Pese a las críticas de la gente y del gobierno, la eterna batalla contra la censura y los bajos sueldos que en ese entonces recibía el equipo para el 2015 resultaron ganadores del Premio Nacional de Periodismo por la cobertura al derrame tóxico en el Río Sonora.

Ante la necesidad de ofrecer una mejor calidad laboral y bajo la advertencia de que el gobierno priista que recién triunfaba en las elecciones estatales de ese año tampoco daría libertades para hacer periodismo, Proyecto Puente cambió por tercera vez de radio.

“Grupo Larsa me hizo la propuesta de que el cincuenta por ciento de las ventas serían para Proyecto Puente y habría libertad de contenidos, pero ocurrió lo contrario”, dijo Luis Alberto Medina.

Si bien la empresa le daba independencia en el manejo de la información, le pedían que no criticara al Gobierno de Sonora, al político Manlio Fabio Beltrones o al empresario Ricardo Mazón.

“Nos sacaron dos veces del aire y después de un año y medio, -el 30 de mayo de 2017- nos independizamos, porque vi que sí se cumplió el pronóstico que me habían advertido, que el regreso del PRI era control de medios y no quisimos dar problemas al dueño de Grupo Larsa”, contó.

Y fue así como una habitación, que anteriormente era la pequeña sala de juntas de Proyecto Puente, con los días empezó a transformarse en lo que fue el primer estudio de grabación desde el cual el noticiero seguiría transmitiéndose, pero ahora únicamente por Internet.

Valiéndose de plataformas como TuneIn, Youtube, Facebook y Twitter el equipo empezó una nueva etapa, ahora sí como medio cien por ciento independiente con autónoma libertad de contenidos.

Llama la atención que para fomentar la audiencia se hizo un convenio con un negocio de accesorios celulares, de tal manera que quienes quisieran seguir oyendo el programa de forma tradicional en su automóvil, pudieran acudir al establecimiento para llevarse gratuitamente un cable auxiliar.

Luis Alberto Medina platica que si lograron sobrevivir fue porque un grupo de empresarios apartidistas los apoyó, lo cual fomentó que Proyecto Puente siguiera haciendo periodismo, motivo por el que se endurecieron los ataques en 2017.

“A la fecha van veinte campañas negras. Se metieron con mi boda, con mi esposa, y nos mandaron una corona de muertos cuando publicamos la investigación del concierto que Plácido Domingo dio en Hermosillo, en donde comprobamos que 30 millones de pesos no estaban claros, fue la primera investigación de gran calado y tuvo impacto nacional”, recordó.

Pese a los constantes ataques encaminados a desacreditar la credibilidad del medio y de su director Proyecto Puente siguió creciendo, tanto en número de colaboradores como en instalaciones.

Esto ocasionó que para septiembre de 2018 llegaran otras arremetidas, esta vez con la aparición de denuncias anónimas en la Fiscalía y expedientes fabricados sin fundamentos en donde se acusaba al Medina de “cobrar moches”.

Para hacer frente a estos señalamientos, además de recurrir a las vías legales, se tomó la determinación de apostarle a la unión entre colegas que salieron al respaldo para visibilizar la situación, solidarizarse y exigir justicia.

“Es importante que exista alianza colaborativa entre colegas y empresarios que crean en el periodismo independiente, que se sepa que no somos enemigos del poder en turno, que sepan que hay que rendir cuentas y denunciar injusticias”, agregó Medina.

Actualmente Proyecto Puente se encuentra entre los cinco medios de mayor interacción en Sonora y el noticiero, además de transmitirse por Internet, debutó en televisión el pasado mes de abril mediante la señal de Megacable.

Cada día desde a las 6:30 de la mañana los “puenteros madrugadores” comienzan a manifestarse por redes sociales. En Facebook, por ejemplo ocupan el tercer lugar con mayor número de visitas y en Twitter han logrado estadísticas similares.

Si le preguntan a Luis Alberto Medina si tiene miedo él responde que no, pues está convencido que su agenda de contenidos no busca perjudicar a nadie, sino incidir e impulsar cambios sociales.

“No somos enemigos de nadie, estamos firmes en que no vamos a decir mentiras o difamar, que no vamos a ocultar la verdad, tengo la consciencia tranquila en que hacemos las cosas bien y a futuro veo a esta empresa con más tecnología y equipo, empecé con siete personas y ahora somos veinte”, concluyó.

Esta publicación/plataforma ha sido posible gracias al apoyo del pueblo de los Estados Unidos a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Su contenido es responsabilidad de los autores y no refleja necesariamente el punto de vista de USAID o del Gobierno de los Estados Unidos de América.

Priscila Cárdenas

Periodista. Escribe en Proyecto Puente.

Te puede interesar:

Shopping Basket