PARED HORIZONTAL

Vientre: una muerte con sentido en un país de dolor y de belleza

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

                En el video, Nadia del Pozo presenta su fotolibro Vientre

Nadia del Pozo no alza la voz, aun cuando la lluvia que cae fuera ahoga con violencia todos los sonidos. Del Pozo transmite la tranquilidad de alguien que observa y escucha sin resistencias. Así, sus palabras flotan sobre la cacofonía de una noche caótica en la Zona Rosa. Algo similar podría decirse sobre su fotolibro Vientre (Nadia del Pozo e Inframundo, 2018), que ha venido a presentar ante un grupo de amigos y colegas en Centro Horizontal. El libro nace de una documentación obsesiva de la matanza de los chivos en La Mixteca. Pero también va mucho más allá en los temas que engendra: en él, la relación de los pastores y los animales en la sierra oaxaqueña se transforma lentamente en una reflexión íntima sobre la vida y la muerte, el dolor y la belleza.

Para conversar sobre Vientre, Del Pozo ha invitado a Alejandra Sánchez y Daniela Rea, dos periodistas que han documentado otro tipo de muerte en México: «El trabajo de ambas está muy relacionado con el vínculo entre la vida y el dolor, así como con los diferentes significados que puede tener el vientre como refugio y lugar cálido; o como hueco que duele y angustia si se trata del olvido, de los no deseados, de la desaparición y de la violencia», explica la escritora y fotógrafa española.

Al elogiar el trabajo de Del Pozo, ni Sánchez ni Rea hablan solamente como periodistas sino también como madres. Sus palabras surgen precisamente de lo más profundo: «Vientre es sumamente pertinente en un momento en que la muerte que estamos viviendo en México no tiene ningún tipo de sentido,» apunta Rea. En un país donde las imágenes de la muerte y del dolor han parecido perder todos sus matices y significados, Vientre –señala Rea– reconcilia a todo aquel que lo sujete con la muerte más íntima, dolorosa y bella.

«El libro tiene muchas facetas, hace que tus propias entrañas hablen«, apunta por su parte Sánchez, quien tampoco deja de apreciar la calidad onírica de las imágenes. A través del tacto y de la mirada, el libro –encuadernado a mano y limitado a una edición de 300 ejemplares– evoca recuerdos y sentimientos que es imposible definir. Esa es, probablemente, su mayor fortaleza. «La muerte tiene sentido cuando forma parte de un modo de vida», recuerda Del Pozo. Así, durante un par de horas y mientras la lluvia cae en Ciudad de México, Centro Horizontal se convierte en un vientre en donde se comparten sin temor emociones desde las entrañas.

La pared horizontal es el espacio donde nuestros invitados “firman” su paso por el centro horizontal. Les hacemos una pequeña entrevista sobre temas de actualidad y la ponemos en este lugar.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Shopping Basket